La Universidad de Nebraska está exigiendo a la RIAA (equivalente a la SGAE en Estados Unidos) que paguen por hacerles perder el tiempo recibiendo y revisando todas esas demandas estúpidas por medio de las cuales intentan que los estudiantes le suelten dinero por compartir música en redes P2P.

Explican que en la red de la institución se usa IPs dinámicos y que es totalmente imposible determinar quién estaba usándolo cuando supuestamente descargaron música. Da gusto ver universidades que defienden a sus alumnos.

(Vía Slashdot)