Televisa sigue haciendo berrinche porque no pudo comprar Univisión y ha llegado tan lejos como poner una demanda en el Tribunal Superior de Los Angeles contra la cadena estadounidense. En esta define su rompimiento definitivo con la empresa y explica los métodos para entrar al mercado de Estados Unidos por sus propios medios.

La televisora mexicana informó ayer de la demanda judicial contra Univisión para hacer valer su derecho de que a partir del 19 de diciembre de este año pueda distribuir en Estados Unidos, a través de Internet, la programación de televisión que le proporciona a Univisión bajo el contrato de licencia de programación.

Creo que esto le afectará más a Univisión que a Televisa.