Salas de chat monitoreadas, blogs eliminados, sitios bloqueados, buscadores restringidos, personas encarceladas por publicar y compartir información.

El internet es la nueva frontera de lucha por los derechos humanos. Los gobiernos junto con algunas de las compañías de tecnologías de información más grandes impiden la libertad de expresión.

Amnistía Internacional con el apoyo de The Observer está lanzando una campaña, llamada Irrepressible para mostrar que la voz humana, ya sea en línea o no, es imposible de callar.

Yo se de primera mano que los blogs escritos en castellano están siendo sujetos a ataques por las opiniones emitidas están siendo señalados, inclusive en foros y mesas públicas de discusión por la nacionalidad de la persona que lo escribe.

Apoya esta campaña: