Elon Musk, el CEO de Tesla y SpaceX, quien se considera un firme defensor de la libertad de expresión, ha compartido su visión acerca de cómo la tecnología puede garantizar el futuro de la humanidad en una columna de la publicación oficial de la Administración del Ciberespacio de China (CAC), ha revelado Bloomberg. Es, a priori, una noticia sin importancia, sobre todo teniendo en cuenta que Musk ya ha hablado en muchas ocasiones sobre este asunto, si no fuese porque ha contribuido, concretamente, en una de las principales agencias chinas encargadas de censurar el contenido audiovisual en el país.

Es, por tanto, contradictorio que uno de los empresarios tecnológicos más importantes del mundo, y quien continuamente está defendiendo la libertad de expresión, publique una opinión en una agencia que trabaja censurando el contenido de otros medios. De hecho, Musk quiso comprar Twitter para que cada usuario pueda opinar libremente y sin censura.

La Administración del Ciberespacio de China, además de censurar, también supervisa y controla la seguridad de los datos de multinacionales chinas, como Tecent o Alibaba.

Elon Musk, sin embargo, podría tener un motivo para acceder a enviar su opinión para publicación de cómo la tecnología puede cambiar el futuro de la humanidad: mantener los buenos lazos con China. Aunque es, de nuevo, contradictorio a sus pensamientos. Y es que el magnate advirtió hace unas semanas de "un mal presentimiento" sobre la economía que, indudablemente, también podría afectar a Tesla.

De hecho, y según reportes de Reuters, el CEO de Tesla y SpaceX pidió hace unas semanas pausar todas las contrataciones y planteó reducir la plantilla actual de Tesla en torno a un 10 % para hacer frente a los posibles malos resultados del próximo trimestre fiscal.

Para Elon Musk no hay libertad de expresión que valga cuando se trata de negocios

Elon Musk / Tesla

Mantener una buena relación con el país, que ha ayudado a que Tesla sea todavía más exitosa, parece crucial para el magnate. Una de las líneas que se pueden leer en la mencionada columna, lo demuestra. "También doy la bienvenida a más socios chinos de ideas afines para que se unan a nosotros en la exploración de la energía limpia, la inteligencia artificial, la colaboración hombre-máquina y la exploración espacial para crear un futuro que valga la pena esperar", asegura.

Elon Musk, precisamente, no ha sido el único directivo en estrechar lazos con China por conveniencia. También lo ha hecho Mark Zuckerberg, CEO de Meta, compañía propiedad de Facebook, Instagram y WhatsApp, entre otras, así como Sundar Pichai, máximo responsable de Alphabet, la empresa matriz de Google.

Ambos, sin embargo, no han sido —al menos públicamente— tan defensores de la libertad de expresión, ni han arremetido contra otros magnates, empresas o usuarios por, aparentemente, limitar la posibilidad de que cualquier persona pueda opinar de lo que quiera. Al menos, no como lo ha hecho Elon Musk durante los últimos meses.

Deja un comentario

Deja tu comentario