Parece que las cosas no están resultando tan buenas como creíamos para Nintendo. Las ganancias de la primera mitad de su año fiscal cayeron 21% supuestamente por demandas bajas en Estados Unidos y cada vez menos ventas del Game Cube. La competencia de consolas a veces se me hace mucho más encarnizada que la industria de las computadoras; Nintendo pagó caro el no incluir disco duro, reproductor de DVDs o conexión a internet lo cual hace 3 años podía parecer poco importante pero queda claro que los consumidores de videojuegos están dispuestos no solo a gastar más dinero por mejore gráficos sino a adoptar muy rápido las nuevas tecnologías, cosa que no era necesariamente cierta en la década de los 80s y 90s (¿recuerdan el Linx o el Jaguar de Atari?)

Habrá que esperar resultados de ventas del Game Boy Micro durante las navidades. Yo como usuario del PSP cada día me da más curiosidad el Nintendo DS, no porque este decepcionado del Playstation Portable (¡al contrario!) sino porque cada vez me gusta más esto de las consolas portátiles.