Álvaro de Microsiervos se queja (con justa razón) de la publicidad en los cines antes de que empiece la película (también publicamos sobre esto jústamente hoy). ¿Si pagas un boleto, por qué tienes que ser testigo de uno de los peores casos de publicidad interruptiva donde estás sentado en una sala oscura viendo comerciales de tamaño gigante que te separan del inicio de la película que estás a punto de ver?

Pero la publicidad en los aviones es mucho más grave: en mis recientes viajes con una aerolínea centroamericana llamada Taca, un poco después de iniciar el vuelo las pantallas bajan e inician segmentos de al menos 15 minutos de publicidad relacionada a empresas de telecomunicaciones, bancos, tiendas y servicios en centroamérica que poco o nada me interesan.

Luego de eso inician programas sindicados de canales de Discovery Channel como A&E Mundo o History Channel, estos cuentan con los mismos cortes para publicidad que vemos en la televisión pero Taca decide seguir poniendo su propia publicidad y abusar con segmentos de hasta 10 minutos donde se siguen anunciando empresas o promociones de la aerolínea, millas, duty free, etc.

No es justo, menos si pago precios súmamente inflados por volar.