Encontrar aparcamiento ha sido, es y será uno de los principales dramas de los conductores en las grandes ciudades. Es, de hecho, un factor determinante para tomar la decisión de dejar el coche o no en casa. Tarifas de aparcamiento aparte, el centro de las ciudades se encuentra saturado, por lo que encontrarse un sábado dando vueltas para buscar un hueco se está convirtiendo en una tarea insufrible.

Ya son varias las apps de aparcamiento que buscan una interconexión entre ellas para complementar servicios De aquí a un tiempo, hemos visto cómo las grandes empresas de automóviles han adoptado herramientas para evitar rozar a los coches circundantes, a sabiendas que las nociones de aparcamiento de gran parte de los conductores son bastante precarias, y ahora el siguiente paso es trabajar en el tema del lugar de aparcamiento. Era de esperar que las grandes automovilísticas estuviesen trabajando para crear sus propias aplicaciones para encontrar un hueco: Ford ha sido una de ellas con Ford Service App, y el resto de marcas no tardarán en seguir esta estela.

Sin embargo, en esta lucha sempiterna entre las grandes corporaciones y las pequeñas startups, cada vez estamos viendo cómo esas pequeñas pero potentes empresas han irrumpido en el mundo del aparcamiento, con el valor añadido de una red social. Esas redes sociales y empresas colaborativas que han estado muy presentes, marcando la tendencia del 4YFN de este año, han tenido su papel como algunas de las más destacadas, incluso una de ellas ha llegado a formar parte del grupo de finalistas de los premios del certamen de startps: Hi-Park.

coches conectados

Lejos de pensar que estas juegan en una misma liga y quieren quitarse las plazas de aparcamiento unos a otros, lo cual nos complicaría tremendamente la existencia y nos veríamos encerrados en verdaderas guerras por un mismo lugar, más de las que ya existen, estas trabajan en una plena colaboración o al menos aspiran a ello. Hi Park, que viene directamente desde el afamado núcleo de emprendedores de Israel, ha desarrollado la tecnología idónea para detectar esas plazas, compatible incluso con la de grandes empresas de coches. Los sensores junto con los algoritmos que determinan si un hueco es posible o no, puesto que nadie quiere terminar aparcando en un sitio que no le corresponde y encontrarse su coche en un depósito, han sido su apuesta desde el primer momento, añadiendo además, la información proporcionada por cámaras de otros coches.

Pero también hemos visto otra apuesta, y en este caso viene de España; lugar, que por otro lado tiene algunos de los ejemplos más destacados de peores ciudades en las que encontrar aparcamiento. En este caso, y atendiendo a la realidad de la situación técnica, WazyPark huye de la creación de tecnología, como nos confirma su CEO Carlos Rodríguez. Su obsesión sigue siendo la creación de una comunidad de conductores en la que Madrid, Valencia y Barcelona siguen estando a la cabeza de la lista. Su objetivo además, se enfoca en este momento a un posible acuerdo:

"Nos encantaría llegar a un acuerdo con Hi-Park y tener una simbiosis en para aplicar nuestra red social con su tecnología."

Wazypark

Y del aparcamiento quieren llegar a poder pagar la gasolina, pagar un aparcamiento, tener puntos por buenos conductores. La economía colaborativa, a la hora de no contar con un coche compartido, no les afecta en absoluto: todo el trabajo está dirigido a enfocarse al conductor y no al coche.

Al final, y como comenta Carlos, todo va a estar enfocado a la conectividad pero sobre todo a un aumento de la comunicación y relación de usuarios. La economía colaborativa, muy presente en el 4YFN de este año, tiene toda la pinta de marcar las tendencias emprendedoras del futuro. Y lo más seguro es que las grandes empresas empiecen a subirse al tren de moda.

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)