Un nuevo accidente con un Tesla; esta vez con un Model Y, ha vuelto a causar polémica y dudas sobre el funcionamiento de los vehículos de la compañía, después de que un familiar del conductor del coche afirmara que este tuvo problemas con el pedal de freno. El accidente, que ocurrió en la provincia de Guangdong, en China, dejó al menos dos fallecidos y tres heridos. Tesla ha confirmado que ayudará a las autoridades a investigar lo ocurrido.

La policía china, de hecho, desconoce las causas reales del accidente. Disponen, únicamente, de la versión del familiar del conductor. Este insiste en que los frenos fallaron después de que el Tesla Model Y del propietario, de 55 años de edad, intentara aparcar en una zona cercana a la tienda de su familia.

En un vídeo creado gracias a la recopilación de diferentes cámaras de seguridad de la zona, es posible ver cómo el conductor intenta aparcar. Instantes después, el vehículo sale disparado hacia la carretera. Tras 2,6 kilómetros de recorrido sin control, y después de arrollar a varios ciclistas y motoristas, el Model Y se estrella contra una tienda, causando por el camino dos muertes y tres heridos.

Tesla asegura que el conductor no pisó el pedal de freno

Tesla

Tesla ha afirmado a Reuters que “la policía está buscando actualmente una agencia de tasación de terceros para identificar la verdad detrás de este accidente”. Destaca, además, proporcionarán “activamente cualquier asistencia necesaria”. Insisten, por otro lado, en no hacer caso a los “rumores”.

La compañía también ha querido descartar la versión del familiar del conductor. Asegura que los registros del Model Y accidentado muestran que el usuario no pisó el pedal de freno durante el estacionamiento. Y que, en cambio, el pedal de aceleración si se pisó durante una gran parte del incidente. Tesla, por otro lado, afirma que en el vídeo se puede comprobar cómo las luces de freno no están encendidas cuando el conductor está aparentemente estacionando.

YouTube video

No es la primera vez que la firma de movilidad de Elon Musk se enfrenta a acusaciones por fallos en el sistema de frenado o, más concretamente, en la "aceleración no intencionada" de sus vehículos. Tesla, de hecho, emitió un comunicado subrayando que sus investigaciones han demostrado que no existe tal problema.

Investigamos cada incidente en el que el conductor nos alega que su vehículo aceleró contrariamente a su opinión, y en todos los casos en los que teníamos los datos del vehículo, confirmamos que el coche funcionaba según lo diseñado. En otras palabras, el coche acelera si, y solo si, el conductor le dice que lo haga, y se ralentiza o se detiene cuando el conductor pone el freno.

Tesla, en un comunicado sobre la "aceleración no intencionada".

Deja un comentario

Deja tu comentario