Después de conocerse la demanda de la FTC (Comisión Federal de Comercio, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, la compra de Activision por parte de Microsoft tendría que enfrentarse a otro obstáculo de grandes proporciones, esta vez en Europa. De acuerdo a Reuters, la Comisión Europea está próxima a enviar una advertencia antimonopolio a Microsoft para exponer sus preocupaciones con relación a dicha adquisición.

¿Qué quiere decir? Primeramente, que la Unión Europea ya encontró una serie de situaciones que, bajo su ponderación, afectarían la competencia en la industria de los videojuegos si se concreta la compra de Activision. En esta advertencia, entonces, describirían cada una de sus inquietudes a los de Redmond.

Si bien el movimiento no es tan serio o preocupante —para Microsoft— como la demanda de la FTC, sí que podría ser la antesala de un intento de bloqueo por parte del regulador europeo.

La Comisión Europea, de momento, no se ha pronunciado oficialmente para negar o confirmar la información. No obstante, en Microsoft ya se hicieron eco del reporte y rápidamente respondieron:

«Microsoft continúa trabajando con la Comisión Europea para abordar cualquier inquietud del mercado. Nuestro objetivo es llevar más juegos a más personas, y este acuerdo promoverá ese objetivo.»

A la Unión Europea no le interesa escuchar concesiones, por ahora…

Microsoft, Activision

Durante noviembre de 2022, un reporte del mismo medio anticipó que Microsoft se estaba preparando para establecer una serie de concesiones alrededor de la compra de Activision. Las mismas tendrían el objetivo de evitar, precisamente, que el regulador europeo emitiera una advertencia antimonopolio, lo cual habría evitado que la situación avanzara hacia etapas más complejas.

El problema para Microsoft es que el organismo, al menos durante esta etapa del proceso, no está dispuesta a escuchar ningún tipo de propuesta formal. La Comisión Europea primero quiere transmitir cuáles son sus preocupaciones y, con base en ello, esperar a que la empresa estadounidense proponga soluciones.

Siendo sinceros, no tenía mucho sentido que Microsoft presentase sus concesiones sin antes conocer las inquietudes de la Unión Europea.

A pesar de lo anterior, en semanas recientes ya han surgido reportes sobre los privilegios y derechos a los que Microsoft podría renunciar para seguir adelante con la compra de Activision. Por ejemplo, en lugar de convertir Call of Duty en una franquicia exclusiva de la plataforma Xbox, están dispuestos a garantizar su disponibilidad durante otros 10 años en las consolas PlayStation.

Microsoft no se va a rendir con la compra de Activision

Phil Spencer, director de Xbox

La propia Microsoft se comprometió en llevar Call of Duty a la Nintendo Switch. No obstante, sobre el ofrecimiento a Sony, aparentemente no han recibido respuesta de los japoneses.

«Sony, como líder de la industria, señala que está preocupado por Call of Duty, pero hemos dicho que estamos comprometidos a hacer que el juego esté disponible el mismo día tanto en Xbox como en PlayStation. Queremos que la gente tenga más acceso a los juegos, no menos», comentó Microsoft el año anterior.

Por supuesto, habría más concesiones propuestas por Microsoft. Después de todo, Call of Duty es tan solo una de las múltiples franquicias que incluye la adquisición. Eso sí, ciertamente es la más relevante por la inmensa audiencia que tiene y los millonarios ingresos que genera año tras año.

Así pues, no queda duda de que la compra de Activision se está complicando más de lo presupuestado. No obstante, Microsoft ha mostrado confianza en superar los obstáculos de los reguladores. Si el acuerdo llega a buen puerto, lo más interesante será conocer cómo la compañía dio su brazo a torcer para recibir luz verde.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario