Las leyes de derechos de autor han sido —y seguirán siendo— motivo histórico de disputa. Si algunos países hasta consideran que compartir la contraseña de Netflix es una violación a las mismas. Pero más allá de ese ejemplo trivial, este fin de semana se producirá un suceso histórico: las últimas dos historias del cánon de Sherlock Holmes protegidas por copyright en Estados Unidos pasarán al dominio público.

Será a partir de este domingo 1 de enero de 2023, durante la celebración del Día del Dominio Público. A partir de dicha fecha, los relatos cortos The Adventure of the Veiled Lodger (La inquilina del velo) y The Adventure of Shoscombe Old Place (conocido en español simplemente como Shoscombe Old Place), ya no estarán protegidos por la Ley de Extensión de Plazos de los Derechos de Autor (Copyright Term Extension Act) de 1998.

Dicha legislación estipulaba que todas las obras publicadas en 1927, independientemente de su naturaleza —literaria, cinematográfica, etc.—, pasarían al dominio público en 2023. Las citadas historias salieron a la luz en dicho año, como parte de El Archivo de Sherlock Holmes, el último conjunto de 12 historias cortas del investigador privado.

Si bien la gran mayoría de los relatos del cánon de Sherlock Holmes ya no estaban protegidos por copyright en Estados Unidos, los dos publicados en 1927 motivaron varias batallas legales. La más reciente fue de los herederos de Sir Arthur Conan Doyle contra Netflix por el estreno de Enola Holmes. El dato peculiar de ese caso fue que los demandantes aseguraban ser propietarios de los «sentimientos» del personaje literario.

¿Por qué las últimas historias del cánon de Sherlock Holmes pasan al dominio público?

Sherlock Holmes | Dominio público
Photo by Keiteu Ko on Unsplash

Como indicamos al comienzo de este artículo, los últimos relatos cortos de Sherlock Holmes estaban bajo la protección de la Copyright Term Extension Act de 1998. Dicha ley es conocida vulgarmente como la Ley de Protección a Mickey Mouse, debido al gran lobby que Disney realizó para su aprobación, para evitar que el famoso ratón pasara al dominio público. Algo que finalmente sucederá en 2024, aunque no de manera total.

De acuerdo con la citada legislación, todas las obras publicadas después de 1923, que continuaran protegidas por copyright en 1998, podrían pasar al dominio público recién a partir del 1 de enero de 2019. Desde esa fecha en adelante, los trabajos en cuestión quedarían liberados de derechos de autor al completarse el 95.º año calendario de su publicación.

Así las cosas, el 1 de enero de 2023 se iniciará el 96.° año calendario tras la publicación de los últimos relatos cortos de Sherlock Holmes, que llegaron al público en 1927. Por ende, pasarán al dominio público. Esto significa que cualquier persona podrá tomar dichas obras y republicarlas, remixarlas o reutilizarlas sin el permiso de los dueños originales de los derechos.

Más allá de lo que suceda con las historias de Sherlock Holmes, otras obras de gran relevancia pasarán al dominio público este fin de semana. Entre ellas destacan la novela Al faro, de Virginia Woolf, la película muda The Lodger: A Story of the London Fog, de Alfred Hitchcock, y Wings, el primer largometraje ganador del Oscar a Mejor Película.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario