Mickey Mouse, uno de los personajes más icónicos, será de dominio público en 2024. Tras extender los derechos de autor en múltiples ocasiones, tal parece que Disney no podrá hacer nada esta vez. Tras la polémica por la ley "No digas gay", el gobierno de Florida rompió con Disney y ahora el Partido Republicano trata de golpearlo donde más le duele: una ley de derechos de autor.

Josh Hawley, senador republicano por Missouri, presentó una iniciativa de ley conocida como Ley de Restauración de la Cláusula de Derechos de Autor de 2022. Esta ley limita a 56 años la duración de los derechos de autor que otorga el Congreso a las corporaciones. La iniciativa, según Hawley, tiene como fin "abrir una nueva era de creatividad e innovación" y se aplicaría retroactivamente a todas las empresas, incluida Disney.

La ley es un misil dirigido a Disney y el mismo Hawley no hace intento por ocultarlo. "La era de las dádivas republicanas a las grandes empresas ha terminado.", dijo el político conservador. "Gracias a las protecciones especiales de derechos de autor del Congreso, las corporaciones woke como Disney han ganado miles de millones mientras complacen cada vez más a sus activistas", afirmó.

El legislador utiliza el término woke para referirse a la ideología de justicia social que impera en la costa oeste de Estados Unidos. No es un secreto que los republicanos o el mismo Elon Musk considere la cultura woke como un problema.

Curiosamente, las acciones de Hawley para golpear a una empresa progre cortarían de tajo una de las prácticas más cuestionables de Disney para extender los derechos de autor sobre su personaje principal.

Foto: Steven Lozano | Unsplash Credit: Steven Lozano

Pese a que en los últimos años Disney es sinónimo de Marvel y Star Wars, Mickey Mouse juega un papel fundamental. El ratón es la imagen principal de la compañía y un símbolo de sus parques de diversiones. La silueta con tres círculos es reconocida por casi todos los que crecieron con las películas y dibujos animados.

Dada su importancia, los derechos sobre Mickey Mouse se mantienen intactos desde el estreno de la película Steamboat Willie en 1928. En los últimos cuarenta años, Disney ha asegurado una extensión del copyright en dos ocasiones. La compañía ha recurrido a una práctica común en Estados Unidos: los donativos a legisladores clave con el fin de moldear las leyes para su beneficio.

Un ejemplo de ello es la Sonny Bono Copyright Term Extension Act, aprobada en 1988 por el Congreso de Estados Unidos. Esta ley es conocida también como el Mickey Mouse Protection Act por la presión que ejerció Disney en su momento.

De acuerdo con Los Angeles Times, el Comité de Acción Política de Disney donó más de 146.000 dólares a candidatos políticos durante los tres años que se votó la ley. Sumado a eso, empleados de Disney donaron más de 600.000 dólares a candidatos, partidos políticos y organizaciones en ese tiempo.

La acción de la empresa no fue solo para proteger a Mickey Mouse, sino a personajes como el Pato Donald, Pluto o Goofy, cuyos derechos expirarían a partir de 2005.

Mickey Mouse pasará a dominio público, aunque no es el fin del mundo

'El botero Willie', el clásico de 1928 que introdujo a Mickey Mouse.

De acuerdo con la ley de derechos de autor, Mickey Mouse pasará a ser de dominio público el 1 de enero de 2024. Vale la pena mencionar que esto solo concierne a la versión que aparece en Steamboat Willie y no el diseño que conocemos en la actualidad.

Pese a que el Mickey que aparece en el corto de 1928 comparte muchas características con el que vemos en Disneyland, hay algunos elementos clave que se omiten. El ratón no utiliza guantes blancos y sus zapatos son diferentes. Los ojos son dos óvalos negros y su complexión es más delgada. Tal vez lo más obvio: el Mickey Mouse de antaño es monocromático.

Cualquier persona puede copiar, distribuir, reproducir o mostrar públicamente Steamboat Willie a partir del 1 de enero de 2024. Debido a que Disney es dueña de la marca comercial y esa no expira, nadie podrá reproducir la imagen de Mickey Mouse, registrarla o vender mercancías con ella que sugieran que podrían ser hechas por Disney.

Algunos expertos aseguran que Disney está haciendo todo lo posible para proteger su primera versión de Mickey. Un ejemplo es la intro de algunas películas animadas en donde se muestra un fragmento de Steamboat Willie. Eso garantiza que el diseño de 1928 quedaría protegido durante más años ya que forma parte del logotipo de Disney.

No hay condiciones para aprobar una nueva 'ley Disney'

El tema de derechos de autor es complicado y tratándose de propiedades intelectuales que generan millones de dólares, Disney hará hasta lo imposible por resguardarlas. No es un secreto que la empresa ha usado su brazo legal para intimidar a creadores de contenido o fanáticos usando la táctica de "Cese y desista". La compañía protege con uñas y dientes sus franquicias para evitar que alguien las utilice sin autorización.

Lo importante aquí es que Disney no tendrá la misma soltura que en 1976 o 1988 para presionar a los legisladores. Estados Unidos celebrará elecciones en noviembre de 2022 y se proyecta una victoria para el Partido Republicano, el mismo que ha formado un frente para repeler la cultura progresista y ha acusado a Disney de empujar su agenda política y sexual.