El negocio publicitario de Meta estaría a punto de sufrir otro duro golpe en Europa. Según reporta The Wall Street Journal, el Comité Europeo de Protección de Datos (EPDB) habría decidido que la firma de Mark Zuckerberg ya no pueda mostrar anuncios personalizados a los usuarios de sus apps en la Unión Europea.

El citado medio indica que, de acuerdo con las autoridades, Meta no debería utilizar la información recopilada en sus plataformas —Facebook e Instagram, por ejemplo— para fines publicitarios. Ni tampoco valerse de los términos y condiciones de ambas redes sociales para justificar las campañas publicitarias basadas en la actividad en línea de sus usuarios.

Es que, hasta ahora, los de Menlo Park solamente permiten que los usuarios opten por no recibir anuncios personalizados basados en su historial de navegación web o en el uso de aplicaciones de terceros. No obstante, todavía no cuentan con una alternativa similar para evitar el rastreo con fines de marketing dentro de las propias apps de Meta.

De todos modos, la decisión del Comité Europeo de Protección de Datos llegaría con matices. El organismo todavía no ha hecho pública su determinación, ni tampoco daría órdenes directas a Meta sobre los posibles cambios que debería implementar. Pero sí encomendaría a la Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC) que establezca los lineamientos que la compañía de Mark Zuckerberg debería cumplir, como así también las multas a pagar en caso de no obedecer.

Otro punto a tener en cuenta es que, por más que los reguladores irlandeses ordenen a Meta que ya no muestre anuncios personalizados en la Unión Europea, los californianos podrán apelar la decisión.

El negocio publicitario de Meta, bajo mayor presión en la Unión Europea

Meta | Unión Europea

Si se confirma que Meta ya no podrá mostrar recopilar datos de sus propias apps para mostrar anuncios personalizados a sus usuarios, significará un nuevo dolor de cabeza para los estadounidenses. No olvidemos que los de Zuckerberg sufrieron un duro golpe en sus ingresos publicitarios durante el último año, después que Apple implementara App Tracking Transparency en iOS, que impide que las aplicaciones rastreen a sus usuarios.

Quedará por verse hasta dónde lleva la Comisión de Protección de Datos de Irlanda los lineamientos establecidos por el Comité Europeo de Protección de Datos. Lo que sí está claro es que los irlandeses ya saben lo que es poner a Meta contra las cuerdas, incluso a través de la imposición de suculentas multas.

De hecho, solo en los últimos 15 meses los de Menlo Park acumulan sanciones económicas de la DPC por casi 1.000 millones de euros. La más reciente, por 265 millones de euros, se conoció a fines de noviembre y fue por la filtración de los datos de más de 500 millones de usuarios de Facebook.

Por lo pronto, desde Meta han sido prudentes con respecto a esta situación. Consultado por The Wall Street Journal sobre esta posibilidad, un vocero optó por esquivar la bala. «Esta no es la decisión final y todavía es demasiado pronto para especular», indicó.

No olvidemos que el negocio publicitario de la casa matriz de Facebook se encuentra hace tiempo bajo la lupa de los reguladores europeos. En marzo de este año, Reino Unido y la Unión Europea anunciaron que investigarían tanto a Meta como a Google por una posible confabulación para dominar el mercado de anuncios en línea sin molestarse entre sí.

Deja un comentario

Deja tu comentario