Las enfermedades y trastornos mentales suelen ser escenarios complicados que el cine explora de manera irregular. En especial cuando se trata de padecimientos que analizan — y, en algunos casos, replantean — la naturaleza de la realidad. Desde la percepción de la identidad escindida hasta las conexiones entre lo palpable y lo que la mente interpreta acerca de los estímulos intelectuales. El universo de películas sobre salud mental que atraviesan los grandes tópicos sobre dolencias de naturaleza psiquiátrica es tan amplio como complicado de analizar.

Sobre todo cuando el cine intenta explorar las diferentes versiones sobre tópicos semejantes a partir de la idealización. Desde la locura como una forma de genialidad hasta un reflejo de la oscuridad humana. Lo cierto es que el mundo cinematográfico suele tener problemas para mostrar lo que puede abarcar una dolencia mental de alto espectro. Son pocos los argumentos capaces de profundizar y analizar, pero, en especial, de explorar con sensibilidad y respeto el amplio mundo de las dolencias psiquiátricas.

Pero algunas películas sobre salud mental no solo lo hacen. Además, permiten tener una visión más sensible y poderosa acerca de temas que, por lo general, son duros de abordar. Te dejamos cinco películas con un foco argumental directo en problemas de salud mental, que permiten reflexionar de una forma honesta y generosa.

Una mente maravillosa, la película sobre salud mental que todo el mundo conoce

YouTube video

Esta película de salud mental, dirigida por Ron Howard, explora la durísima experiencia que soportó el premio Nobel John Nash (Russell Crowe) en medio de un cuadro de esquizofrenia. Howard optó por evitar lugares comunes y concentrarse en la vida emocional y familiar del científico. En particular, en medio de la distorsión de la realidad que sufre. De hecho, uno de los puntos más aclamados de la película es su recorrido consciente y bien construido a través de los dilemas de un trastorno mental. En especial, cómo afecta a su futuro y al entorno del paciente. Algo que Una mente maravillosa muestra con sensible elegancia.

El verdadero John Nash, un matemático teórico especialista en teorías de juego, debió lidiar con el grave diagnóstico mental durante toda su vida adulta. A pesar de eso, logró llevar adelante todo tipo de investigaciones de modelos probabilísticos que, aplicados a la economía, le valieron el premio Nobel en 1994.

Pero también se convirtió en uno de los casos emblemáticos acerca de la forma en que la salud mental puede afectar a múltiples ámbitos de la vida. La película de Howard concilió ambas visiones y logró una elegante perspectiva acerca de una vida marcada por el dolor mental de una dolencia psiquiátrica.

Inocencia interrumpida

YouTube video

La adaptación de James Mangold de las memorias de la escritora Susanna Kaysen narra la vida dentro de una institución psiquiátrica. Pero, más allá de eso, también hace un considerable énfasis en los dilemas privados que engendra la salud mental. Además, pone especial énfasis en mostrar facetas de la experiencia psiquiátrica femenina. Un tema muy poco común en el mundo del cine y las películas sobre salud mental. Particularmente, lo hace desde una óptica que abarca el sufrimiento emocional que acarrea un trastorno psiquiátrico y la relación con el mundo alrededor.

Susanna (Winona Ryder) termina por ser internada en un instituto tras un intento de suicidio. Pero lo que podría haber sido solo la oportunidad para profundizar en sus problemas mentales se convierte en un recorrido vital por completo nuevo. Su recuperación abarca mucho más que las herramientas terapéuticas para comprender su mente y se vincula con la amistad con las pacientes que la rodean. En especial, su singular amistad con la manipuladora, y en ocasiones violenta, Lisa Rowe (Angelina Jolie).

Poco a poco, esta película sobre salud mental analiza la condición del trastorno mental como algo más que un escenario de salud. También explora la idea que la salud mental se relaciona con un alto componente emocional. Al final, Susanna logrará encontrar no solamente un precario equilibrio, sino también un tipo de discreta redención. Todo en mitad de su dolorosa recuperación, que la película muestra en toda su descarnada conexión con lo singular de la identidad femenina.

Las ventajas de ser un marginado, una película sobre salud mental y adolescencia

YouTube video

La película de Stephen Chbosky — que también escribe el guion — toma el riesgo de analizar los trastornos mentales durante la adolescencia. Mucho más cuando enlaza la visión de sus personajes principales sobre la salud mental con los padecimientos invisibles del crecimiento. Se trata de una versión complicada acerca de los padecimientos psiquiátricos, que además debe recorrer el tránsito de la adolescencia. Lo que brinda a la historia su especial profundidad, belleza y sensibilidad.

Por si eso no fuera suficiente, el guion de esta película sobre salud mental enfoca su atención en el trauma de Charlie (Logan Lerman), un adolescente introvertido. Se trata de una decisión audaz que permite al argumento hacerse preguntas elegantes y bien construidas sobre la identidad. Pero, en especial, sobre cuánto puede afectar y afligir un padecimiento psicológico durante la crítica fase de los primeros años de juventud. Chbosky asume el sufrimiento silencioso del estrés postraumático como un recorrido a través de la manera en que la mente es capaz de reconstruir el pasado. A la vez, cómo esa travesía le lleva a lugares incómodos, dolorosos y profundos de la mirada hacia el futuro. 

Al final, esta bella película sobre salud mental se convierte en un homenaje a las luchas contra las afecciones psiquiátricas y el dolor espiritual. Todo en medio del desenfreno de la adolescencia y el crecimiento intelectual de sus personajes. Un acierto al momento de comprender el amplio mundo de un joven en pleno encuentro con la vida adulta y sus vicisitudes.

Palabras en las paredes del baño

YouTube video

Adam (Charlie Plummer) es un adolescente brillante, intelectualmente inquieto y con gran talento para la cocina. Pero también sufre de un grave cuadro de esquizofrenia con el que debe lidiar desde la niñez. El director Thor Freudenthal toma la arriesgada decisión de construir toda una historia de crecimiento a través del dolor de una enfermedad mental. Mucho más, desde el punto de vista de un personaje de extraordinaria sensibilidad y ternura que lucha con el trastorno que padece en medio de los rigores de la primera juventud.

Pero Adam no se dejará vencer con facilidad. A pesar de las presiones de las voces que le acosan y la distorsión de la realidad con la que debe batallar a diario. Uno de los puntos más complicados de esta película sobre salud mental es lograr mostrar cómo la esquizofrenia no solamente transforma el punto de vista del protagonista. A la vez, lo convierte en un recorrido de puro sufrimiento a través de la noción sobre sus propias aspiraciones y lo que podría esperarle en décadas de futuro.

Para su último gran tramo, Adam encontró el amor y el objetivo para continuar a pesar de la oscuridad, latente en su mente. Pero, a la vez, una forma de comprender que la esquizofrenia siempre será parte de su vida y que podrá lidiar con sus síntomas con todas las herramientas a su disposición. Generosa, sensible y divertida, Palabras en las paredes del baño es una acertada visión sobre un padecimiento mental de envergadura. A la vez, una mirada sobre el poder del espíritu humano.

El lado bueno de las cosas, una película sobre salud mental con un lado divertido

YouTube video

Patrizio (Bradley Cooper) sufre de un grave problema de ira. Además, de un profundo cuadro de depresión y un cuadro bipolar con el que apenas puede lidiar. La dolorosa combinación termina por dinamitar su relación familiar y convertir su mundo en un pequeño caos existencial sin resolución.

El personaje deberá luchar no solamente contra los trastornos que padece, sino también con el sufrimiento de la soledad. Entre ambas cosas, intentará comprender el mundo que le rodea y construir su propia versión del futuro. Incluso en medio de los escombros de lo que consideró la normalidad.

Esta película sobre salud mental de David O. Russell es una de las más intuitivas y sensibles al momento de plasmar la angustia y el miedo que puede despertar un trastorno psiquiátrico. Pero, además, es un recorrido hacia la esperanza. A pesar de todo, y en medio de un escenario cada vez más confuso, Pat deberá encontrar un punto de equilibrio.

Lo logrará a través del amor y el esfuerzo. Incluso de una memorable rutina de baile que le recordará el poder de las pequeñas cosas, también en las situaciones más dolorosas.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario