El Pixel Watch ha sido lanzado oficialmente, tras su breve aparición en escena en la conferencia Google I/O de mayo pasado, y sigue generando sentimientos encontrados. Previo a su oficialización se generó mucha expectación por ser el primer smartwatch de los de Mountain View, pero el arsenal de filtraciones que hemos visto en los últimos meses ha generado bastante recelo sobre qué tan capaz será el dispositivo frente a la competencia.

En materia de diseño, no hay mayores sorpresas. El Pixel Watch estará disponible en tres acabados —negro, gris y dorado— e incluirá una correa de 20 milímetros como opción predeterminada. Sin embargo, los usuarios podrán elegir entre una selección de distintos materiales y colores para la personalización. Incluso se espera que en el invierno se lancen las correas metálicas para este reloj. Un dato interesante es que la fijación de las correas se realiza internamente, con un mecanismo en el que se debe girar ligeramente la caja del smartwatch para que haga un click.

La pantalla de 1,4 pulgadas del Pixel Watch es uno de los puntos que más controversia ha generado previo al evento. Las imágenes promocionales que se filtraron en los últimos días dejaron ver unos biseles tan prominentes que quitaban espacio que se podría haber aprovechado para el panel. El diámetro de la esfera es de 41 milímetros, pero la región aprovechada por la pantalla es bastante menor.

En cuanto al resto de las especificaciones técnicas, el Pixel Watch presenta más de 2 GB de memoria RAM, hasta 32 GB de almacenamiento, y un procesador Exynos 9110, de Samsung. El citado chip también ha sido motivo de polémica, por tratarse de una pieza de hardware lanzada en 2018. La batería, en tanto, es de 294 mAh, y promete duración para todo el día. Y en lo que respecta a conectividad, incluye Bluetooth 5.0, NFC, WiFi y LTE.

El Pixel Watch promete compensar con el software

Google Pixel Watch

Si el hardware del Pixel Watch no resulta demasiado convincente, Google promete compensar la experiencia de la mano del software. Como se esperaba, el smartwatch utiliza una "versión mejorada" de Wear OS 3.5 que integra varios de los servicios más importantes de la firma de Mountain View. Entre ellos: el Asistente de Google, Google Home, Maps y Wallet. Esto significa que el reloj se podrá usar para realizar pagos y recibir indicaciones de direcciones, entre otras características.

Aunque el smartwatch también presume la esperada integración con FitBit para registrar y monitorear datos de salud y actividad física. De acuerdo a lo mostrado por los californianos, el Pixel Watch permite hacer seguimiento del ritmo cardíaco y del sueño en tiempo real. Además, es compatible con la función Minutos en Zona Activa de FitBit.

Por otra parte, Google permitirá personalizar el Pixel Watch con una variada selección de watchfaces, y ofrecerá soporte para Fast Pair. Esto último hará mucho más sencillo emparejar el reloj con los auriculares Pixel Buds o cualquier móvil Android, aunque en este último caso será necesario descargar una app específica.

Precio y disponibilidad

El Pixel Watch saldrá a la venta en Europa en dos modelos: con y sin conectividad celular. La versión sin acceso a redes móviles costará 379 euros, mientras que la variante LTE partirá de los 429 euros. La mala noticia es que, a diferencia de los nuevos Pixel 7 y Pixel 7 Pro, el primer smartwatch de Google no se venderá en España.

Las reservas del Pixel Watch comienzan hoy, mientras que las entregas serán desde el 13 de octubre. Estará disponible en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Irlanda —donde solo se venderá la versión sin LTE—, Alemania, Japón, Taiwán y Australia.

Deja un comentario

Deja tu comentario