¿Qué falla en la serie Andor de Disney+? La producción debutó con estupendas críticas especializadas y moderado éxito entre el público. Pero, poco a poco, el desinterés de la audiencia hacia la historia se convirtió en un fenómeno digno de análisis. De ser una de las producciones que levantó mayor expectativa antes de su estreno, ahora pasa desapercibida entre el contenido en la plataforma.

La respuesta podría estar en la propia concepción de la serie. Según palabras de uno de sus guionistas, Tony Gilroy, para Rolling Stone, Andor fue filmada como una película. De hecho, el actor Diego Luna admitió que la producción “se sentía algunas veces” como una película muy larga. La historia transcurre con un ritmo cinematográfico adaptado casi de manera forzosa para un conjunto de capítulos. 

En particular, porque para Gilroy, veterano en dramas y thrillers de suspense, la creación metódica de atmósferas es un elemento importante a la hora de narrar. Algo notorio en la nueva producción de Star Wars. La trama se concentra en Cassian Andor y su historia de trasfondo, pero aporta poco a secundarios y líneas alternas narrativas. Lo que convirtió a la producción recién estrenada en una peculiar, y por momentos fallida, combinación de tonos y ritmos

Los primeros tres episodios — cortos y que brindaron tridimensionalidad al personaje central — fueron estrenados a la vez. En particular, porque solo en conjunto tienen sentido en toda su profundidad emocional y densidad narrativa. Pero, una vez que los episodios de Andor llegaron a la plataforma por separado, los problemas de la premisa comenzaron a ser más obvios. 

Lo que demuestra, de nuevo, que las diferencias entre un medio como la televisión o el streaming y el cine suelen ser un problema. En especial, para realizadores que intentan adaptar un estilo al otro con pocas herramientas para lograrlo. 

El preocupante error de Disney+

Con Andor, Disney demostró, de nuevo, su incapacidad para comprender las diferencias entre medios tan distintos como el cine y el streaming. También, que el mundo de las series atraviesa un terreno específico. El formato seriado no es una justificación para alargar una historia, sino para hacerla más profunda.

Cada capítulo funciona como un hecho individual que aporta información a la historia central. Por otro lado, los personajes (no solo el protagonista) tienen una historia con la cual lidiar y que las series permiten profundizar. Algo que los servicios por suscripción llevaron a un nuevo nivel.

Alejadas de las limitaciones en temática y tiempo de duración del cable, permiten una mayor experimentación en argumento y puntos de vista. Lo que brinda a los guionistas la posibilidad de crear historias con un ritmo por completo distinto que beneficia a tramas complejas. Sin tener que llegar al conflicto de inmediato, las series pueden explorar en escenarios distintos y de considerable interés. 

Andor, Cassian Andor

Andor, una narración a la deriva 

Andor rompe la estructura de la serie al intentar contar una historia que depende de todos sus capítulos para comprenderse con profundidad. Los episodios no son eventos únicos ni funcionan de manera independiente. De modo que la historia parece alargarse en exceso, hacerse repetitiva o solo tediosa. 

Su imposibilidad de conectar con el público no se trata de su tono maduro o más sobrio que otras producciones de Star Wars. En realidad, comete el error de olvidar que las series deben explotar, capítulo a capítulo, facetas de su argumento. Llegar a un clímax o, en el mejor de los casos, suscitar una mirada formal y específica sobre un giro argumental concreto. Algo que Andor no solo no hace, sino que desdeña en beneficio de mostrar una evolución precipitada de su trama.

Escrita como una película, Andor solo es una experiencia completa en su totalidad. Los primeros tres episodios componen una pequeña historia que no expande su narración hacia ningún lugar, sino que muestra el mismo dilema argumental. No en varios ángulos: Cassian Andor únicamente atraviesa una serie de problemas y dilemas para llegar a otros tantos. Los secundarios aparecen y desaparecen sin mayor explicación. Los escenarios se muestran, para luego disolverse sin repercusión alguna. 

De hecho, una de las quejas más frecuentes acerca de la producción es su ritmo irregular. Con algunos capítulos brillantes y bien construidos, la serie pierde solidez en otros, en los que el guion languidece sin mayor acción. El resultado es una serie incapaz de sostener el interés de la audiencia o, incluso, su propia tensión interna. 

En medio de una incómoda mirada a la mezcla de géneros 

Si Andor narrara su historia como una película, es probable que eliminase docenas de escenas de relleno escritas para cumplir el requisito formal de un capítulo. Un error que es notorio en el capítulo cinco — en el que apenas ocurre algo de relevancia — y el capítulo seis, una pieza brillante de tensión. 

La diferencia entre ambos radica en que tienen propósitos distintos. Uno resulta una conexión con los primeros cuatro episodios. El siguiente abre la acción para lo que ocurrirá a continuación. ¿Es válido que una serie pueda intentar sostenerse sobre la estructura de una película? Podría serlo, si no afectara su propósito central, que es narrar una historia con profundidad.

¿A pesar de todas sus virtudes, Andor podría ser un fracaso? Es probable que la serie sea un experimento fallido antes que una decepción para la audiencia. Sus puntos altos siguen siendo firmes, así como el paso hacia delante — adulto y brillante — que la serie brindó a la franquicia. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Pero, aun así, demuestra que Disney sigue sin comprender del todo a las series de sus grandes licencias y mitologías pop. Con la decepción generalizada alrededor de She-Hulk: abogada Hulka y el escaso interés que despertó Ms Marvel, el estudio tiene problemas que resolver. Algunos tan graves que podrían comprometer su ambicioso plan online para el futuro.

Participa en la conversación

10 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. A esto le sumamos un gran desenamoramiento por parte de los televidentes hacia Lucasfilm debido a los constantes ataques y burlas, sin mencionar un historial de producciones de baja calidad, uno simplemente perdió el interés en sus productos.

  2. lamentablemente, al comentar que no la has visto (Andor), invalidas tu comentario, ya que en mi opinion, es de lo mejor que ha salido de Star Wars. Le da profundidad y riesgo a las acciones de los rebeldes, muestra que todo es peligroso y te tiene intrigado en como se va a desarrollar. Es una de las historias mas inteligentes, supera a las series recientes y a muchas peliculas de la saga

  3. exactamente. al final parece que la mayoria de consumidores de plataformas de streaming son aquellos que ven la serie desde el celular mientras van en el bus, la miran de reojo, y no estan dispuestos a prestarle mayor atencion ni dedicacion a comprender las complejidades.

  4. Me encantó la historia, es muy profunda y bien escrita. La cinematografia hermosa, y los efectos especiales muy bien logrados. Conecta muchos detalles del mundo de Star Wars, explica la historia simplificada de como un huerfano con poderes supernaturales logra destruir a un imperio galactico con un par de tiros y un sable laser.
    A todos quienes conozco, les ha encantado. Es una serie que tendrá mucho poder de re-watch a futuro, a diferencia de otras como Obi Wan (que plantea un solo evento y el fan service de Vader vs Obi)

    Creo que el problema es la audiencia. Al igual que con las críticas a She Hulk y Rings of power, buscan la inmediatez de desarrollo de trama, la simplicidad, no son capaces de esperar el desarrollo.
    Finalmente llevarán a fracasos reiterados que lo único que harán es quitarle financiamiento a cualquier proyecto de franquicia de fantasía. Para que arriesgar tanto capital, y tiempo de desarrollo si la audiencia te va a criticar absolutamente todo, sin tomarse el tiempo de analizar?
    Otra demostracion mas de que los fandom, son toxicos.

  5. Excelente serie, claro que conecta con los fans de Star Wars, mucho mejor que todas las series anteriores

  6. La respuesta en realidad es mucho más simple: el gran grueso del fandom de Star Wars está acostumbrado a historias sencillas y de rápido desarrollo. Por algo George Lucas dijo que siempre consideró a los niños como su principal audiencia. La cuestión es que los adultos que hoy se quejan de Andor y han decidido no seguirla, también han renegado las palabras de Lucas, dando lugar a una ironía bastante jocosa: ¿Star Wars es para niños, o también es para adultos con mentalidad de niño que quiere todo peladito y en la boca? (sin agraviar a los niños verdaderos). Se exige mayor variedad de productos (sobre todo aquellos enfocados a un público mayor), pero son los mismos fans los primeros en quejarse cuando algo se sale de la norma. ¡Quién los entiende!

    Sin embargo, dada la estructuración de la serie, quizá, solo quizá, aumente su audiencia una vez que la temporada termine y todos los episodios puedan ser vistos al ritmo que cada uno prefiera.

  7. Si son episodios autoconclusivos como en The Mandalorian la gente se queja que no pasa nada, si son episodios que te cuentan una historia a través de todos ellos (como las series de toda la vida) como ahora en Andor, la gente se queja de que es una película muy larga.

    Gente, mejor apaguen la TV/monitor/celular y salgan al parque con sus hijos, a pasear al perro o a correr o caminar. O mejor aún, tomen un buen libro y sumérjanse en él.

    A mí esta serie me está encantando.

  8. El que esté narrada como una película podrá ser un inconveniente para algunos espectadores, confieso que yo no la he visto (quizás más adelante por Diego Luna). Del universo de Star Wars me gustó bastante el Mandalorian, sus dos temporadas me parecen muy bien llevadas a cabo, además que la actuación de Pedro Pascal siempre vale la pena; la serie de Bobba Fett no me llamó la atención al ser un claro ejemplo de sobreexplotación de la propiedad intelectual y tener críticas mediocres, en el caso de Kenobi le di la oportunidad, misma que duró sólo veinte aburridísimos minutos (un actor tan bueno como Ewan McGregor no se merecía esa mugre) .

    Considero que Disney al enfocarse en producir series en masa (tipo McDonalds) no está muy preocupada por la calidad, aspecto que empieza a reventar incluso al fan más acérrimo tanto de Star Wars como de Marvel, de esta franquicia me aventé Bruja Escarlata y la del Soldado del Invierno y las dos son muy mediocres, exprimiendo mis ganas de ver adaptaciones posteriores y por lo que he podido leer no me he perdido de nada.

    Afortunadamente hay tanto que ver que se puede ser muy selectivo y elegir contenido que se adecue a los gustos personales de cada quien, me la he pasado genial viendo: Midnight Mass, Black Bird, Better Call Saul, Demon Slayer, Jujutsu Kaisen, la Extraordinaria Abogada Woo, We Own The City, After Party o The Offer, sólo por mencionar algunas.

    Ambas franquicias Star Wars y Marvel fueron parte de mi infancia, pero esto no implica que se les deba cierta lealtad y se tenga uno que tragar todo lo que nos avientan, si quieren nuestro dinero (pago de streaming, entradas de cine y consumo de todo tipo de merchandising) al menos esfuércense en contar buenas historias, no subestimen al espectador con productos genéricos.

  9. O sencillamente porque el mercado de series es tan amplio que el espectador es incapaz de ver absolutamente todo lo que sale. Sin ir muy lejos, Andor ha tenido que competir con House of the dragon, los anillos de poder e incluso una de su propia cadena de streaming, She Hulk.