¿Los Anillos de Poder está a punto de cometer su peor error argumental? La pregunta es inevitable tras su quinto capítulo, que anunció un enfrentamiento entre la oscuridad encarnada por Sauron y Galadriel. Esta última, a la cabeza de un ejército de Númenor, está a punto de cruzar el mar Circundante. Lo que, en apariencia, la llevaría a vencer la amenaza de las sombras en las Tierras del Sur, logrando una importante victoria. 

La intervención de los hombres del oeste en la batalla contra Sauron es un suceso que marcará el futuro del lugar. De hecho, el argumento ya dio algunas pistas de la catástrofe que está a punto de ocurrir. Además de presentar a los personajes que estarán en medio de lo que será un cataclismo total. La caída de Númenor no solamente es un punto de inflexión en los mitos tolkianos. También es un hito que divide sus relatos en varios fragmentos unidos entre sí por sus consecuencias. 

Al mismo tiempo, en el reino élfico de Lindon, el herrero Celebrimbor se muestra en el guion como una figura de considerable importancia. Lo que quiere decir que, antes o después, tendrá un papel relevante en la forja de los Anillos de Poder y el fatídico Anillo Único. Un suceso mayor que cambiará para siempre la historia de la Tierra Media, la relación entre las razas que la habitan y el sentido del mal originario. 

¿Licencias creativas o algo más?

Ahora bien, en los relatos de Tolkien ambos sucesos están separados por siglos de distancia. No obstante, la serie parece haber tomado la decisión de convertirlos en simultáneos o, al menos, en cronológicamente cercanos. Lo que podría ser el peor error argumental de Los Anillos de Poder. Como primer contenido que no adapta una obra escrita por el británico, la producción de Prime Video se toma todo tipo de libertades en su narración.

Los anillos del poder
Bronwyn, un personaje interpretado por Nazanin Boniadi, y Arondir, actuado por Ismael Cruz Córdova. Estos personajes tendrán un relación censurada. Fotografía de Ben Rothstein para Amazon Studios.

No obstante, la posibilidad de sintetizar, hasta hacerlos irreconocibles, los puntos más trascendentales de una historia muy amplia es preocupante. En especial para la unidad temática del resto de la serie, que, según aseguraron sus productores, se extenderá al menos cinco temporadas más. De modo que la gran pregunta es inevitable, ¿cómo logrará Los Anillos de Poder superar el escollo de deformar la precisa mitología tolkiana? 

Los Anillos de Poder y el problema del tiempo 

Los Anillos de Poder está ambientada en la Segunda Edad de la obra de Tolkien. Se trata de un período histórico ficticio narrado de forma referencial. Algo en que los guionistas han insistido una y otra vez para explicar las extensas libertades creativas que se toman sobre la mitología original. 

Los escritores y el equipo de producción deben afrontar, también, las limitaciones de derechos de autor con el material del que disponen. Según reveló Prime Video, el estudio adquirió las licencias relacionadas con la trilogía del Anillo Único y El Hobbit. De modo que hay personajes, lugares y sucesos que no podrán mencionar, debido a que pertenecen al patrimonio de los Tolkien. 

La serie solo podría contar la Segunda Edad desde lo mencionado en el material disponible y sus apéndices. El período abarca desde la fundación de Lindon y los Puertos Grises, hasta la última alianza de hombres y elfos para derrotar a Sauron. También, incluye el momento en que Isildur, antepasado directo de Aragorn, tomó el Anillo Único y se negó a destruirlo. Según los textos del británico, entre todos esos sucesos trascurrieron 3.441 años.

Anillos de Poder

Un período demasiado amplio

De modo que Los Anillos de Poder debió escoger qué historia narrar entre la gran variedad que abarca un período tan amplio. Según la cronología creada por Tolkien, Númenor es destruido en el año 3319 de la Segunda Edad, veintidós años antes de la Última Alianza. Si la serie solo se limita a contar la destrucción de la isla, los acontecimientos mostrados en sus episodios estrenados tendrían concordancia. Además, narrarían un período que la trilogía del Anillo Único menciona con frecuencia.

Pero el argumento parece tener también intención de narrar lo relacionado con Los Anillos de Poder que, de hecho, dan título a la serie. Siempre según la línea de tiempo de Tolkien, Sauron comenzó a forjar los objetos mágicos alrededor del año 1500 de la Segunda Edad. Los Tres Anillos élficos, obra de Celebrimbor, fueron construidos 90 años después. Por último, el propio maia corrompido, dio origen al Anillo Único una década más tarde. Eso sitúa a la narración vinculada al mítico suceso alrededor del 1600 de la Segunda Edad. 

La caída de Númenor y la forja de los anillos están separados por al menos un milenio. Además, por docenas de sucesos distintos. Desde la guerra de los elfos contra Sauron hasta la fundación de Rivendell por Elrond. Acontecimientos de trascendental importancia para comprender el sentido total del conflicto que el guion pretende contar. 

El mapa de la Tierra Media en Los Anillos de Poder 

Y, por si eso no fuera suficiente, Los Anillos de Poder ignora por completo hechos de considerable interés, como la relación entre Galadriel y Celeborn. El matrimonio entre ambos debió haber ocurrido en el 1350 de la Segunda Edad. Lo que quiere decir que la imagen de una Dama Elfa solitaria, enviada al exilio en medio de una situación incierta, es errónea. Al menos, en el contexto de Númenor en que se ubica.

El dato cronológico desvirtúa la trama que el relato de Prime Video brinda a Galadriel. Por ahora, el personaje recorre la Tierra Media obsesionada con Sauron. En el material disponible, y en manos del estudio, es posible narrar la unión de la Dama Elfa con el que sería su compañero en adelante. También, la fundación de Lothlórien. Pero la producción no solo no lo hace, sino que la muestra como una figura a la periferia de hechos de valiosa relevancia. 

El señor de los anillos: los anillos de poder

No se trata de un error de interpretación. A pesar de la insistencia de los guionistas sobre los puntos en blanco que deben rellenar, cuentan con suficiente información. La fuente principal del argumento son los apéndices de El Señor de los Anillos. Se trata de textos en extremo detallados que engloban desde identidades hasta lugares. Árboles genealógicos, Calendarios, Escritura y ortografía e Idiomas y pueblos, son algunos de los textos que Tolkien escribió para contextualizar su obra. 

La producción también cuenta con los datos que aportan el libro Cuentos inconclusos de Númenor y la Tierra Media, publicado de forma póstuma. La recopilación es la fuente de información menos confiable, en particular porque el editor, Christopher Tolkien, incluyó diversos apuntes y borradores de su padre. En algunos puntos, el material agrega información, pero, en otros, contradice elementos consistentes y dados por ciertos en relatos previos. 

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas.

La confusión en un reino mítico 

¿Es ese el motivo de la posible fusión de hechos mayores en una única línea temporal? A pesar de sus inconsistencias, los datos ambiguos de los textos póstumos de Tolkien pueden ser analizados con orden. ¿Cómo explicar entonces los largos períodos de tiempo que atravesará la narración? Es probable que la producción utilice la salvedad de la longevidad de los elfos para explicar una larga historia con cientos de detalles distintos. 

No obstante, ninguna de las citadas parece razón suficiente para sostener un relato que deja entrever que sucesos a siglos de distancia ocurren a la vez. Con una gran batalla en puertas, parece que Los Anillos de Poder está a punto de cometer el peor error en una narración que ya provoca polémica. La de desvirtuar por completo un relato mayor que depende de la integridad de su mitología para sostener su poder y capacidad alegórica. 

Participa en la conversación

8 Comentarios

Deja tu comentario

  1. Cuánta razón en tu publicación! Gracias! Afortunadamente ya los guionistas salieron a dar la cara y decir que las cosas no salieron como pensaron y que algunos elementos no funcionan, que van tomarse dos años o más para lanzar la segunda temporada….. CATASTRÓFICO!Si su bade de fajas fueran el 5% de los que somos respetuosos de Tolkien, esa serie hubiera sido un éxito y no tendrían que hacerlos esperar por más de dos años! Es que todo s los datos existentes de todo tipo demuestran la verdad de esa serie horrible!

  2. Millones? JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA . Quieres extender tu auto engaño a millones que vemos tu verdad y la de esa serie? Es que no leíste lo que dijeron hoy los showrunners? Gracias por hacerme reír !!

  3. total, a los que somos ajenos a los libros o todo lo que haya escrito, nos vale MADRES, los que se van a enojar son algunos nerdos aferrados a que se siga a rrajatabla la historia y mitologia de la obra, asi que los millones de personas ajenas a la obra nos importa bien poco