La PS5 subió de precio la semana pasada, pero sus problemas de producción y disponibilidad no han cambiado. Sigue siendo misión imposible hacerte con la consola de nueva generación de Sony, y lo cierto es que, de momento, no parece que vaya a cambiar.

No obstante, todo parece indicar que una nueva revisión de la consola, como la que llegó el año pasado, puede agilizar los procesos de fabricación y acelerar la producción del dispositivo. Una PS5 más fácil de fabricar significa mayor disponibilidad en tiendas.

Los minoristas japoneses han revelado que Sony lanzará un tercer modelo de PS5 en las próximas semanas, y el nuevo modelo, con denominación, CFI-1200 se lanzará en Japón el 15 de septiembre (el mismo día del aumento de precios en Japón). Se trata de una revisión menor, que cambia algunos componentes internos para mejorar ciertas partes.

No obstante, esta revisión podría incluir una mejora clave que acelere la producción de la PS5. Se especula que el próximo modelo de PS5 usará un nuevo chipset AMD de 6 nm. Debido a que este es un chip más nuevo, su disponibilidad debería ser mucho mejor y permitirá que Sony produzca consolas PS5 a un ritmo mucho más rápido.

Misma PS5, diferente procesador

Esto no quiere decir que sea una consola nueva o que ofrezca nuevas prestaciones. Sería simplemente un cambio en uno de los componentes para agilizar la disponibilidad, el mayor lastre de la PS5 desde su lanzamiento en 2020.

Y es que aunque el conjunto de chips es bastante diferente a la CPU actual, una AMD de 7 nm personalizada, no se espera que haya cambios importantes en el rendimiento, ya que Sony habría planificado el cambio en el chipset pensando únicamente en la eficiencia de producción. De hecho, la versión de 6 nm ya se viene rumoreando desde hace varios meses:

De hecho, si tenemos en cuenta los tiempos, parece bastante plausible. La última revisión de la PS5 fue el año pasado por estas fechas. El modelo CFI-1102A llegó justo antes del inicio del otoño, aunque con unos cambios mucho menores. Redujo el peso en 300 gramos gracias a los cambios en la fuente de alimentación. Además, cambio a un nuevo tornillo para el soporte de la consola que no requería el uso de un destornillador. A diferencia del modelo original.

Deja un comentario

Deja tu comentario