Desde el icónico y ya histórico debut de Star Wars: episodio IV - Una nueva esperanza en 1977, la saga Star Wars (disponible en Disney+) se ha distinguido por marcar un hito en el cine. No solo como la space opera que devolvió un brillo considerable en cuanto argumento y profundidad al género. También como un recorrido a través de las posibilidades de los efectos prácticos, y más tardes digitales, al narrar historias de envergaduras. George Lucas fue pionero al momento de analizar la idea más amplia de crear universos posibles, renovar técnicas y crear un apartado visual único.

También en lograr que todo el trabajo artesanal detrás de cámara se convirtiera en parte de considerable interés en sus historias. Star Wars logró asumir que la carga de la espectacularidad en cuanto a lo cinematográfico es a la vez una responsabilidad. No se trata únicamente de lograr mejores efectos visuales. O en cualquier caso, de hacer más llamativos y asombrosos los que forman parte de elementos más elaborados en sus narraciones. El objetivo de George Lucas siempre ha sido el de crear un universo en que la historia lleve el mayor peso. Y que también esté en consonancia con un relato en imágenes asombroso.

Y lo ha conseguido la mayor parte de las veces. ¿Lo más asombroso? Que buena parte de los efectos más asombrosos de la saga Star Wars son fruto de un complicado trabajo artesanal. Un recorrido de aprendizaje — a menudo en innovaciones creadas especialmente para un film en particular — que llevó a la saga a un planteamiento nuevo. Con historias cada vez más adultas y complejas, el apartado visual se convirtió en una cuidadosa visión sobre el contexto. A la vez que marca distintiva de la franquicia y su posible legado a futuro.

Te contamos las cinco veces en las que Star Wars asombró al mundo con efectos especiales. Desde maquetas, hasta trucos de cámara. Las historias de una Galaxia muy, muy lejana tiene un sentido particular de asombro y buen gusto. Uno que además, elabora un nuevo sentido del espectáculo cinematográfico en el cine de grandes masas. Una combinación que George Lucas siempre ha defendido. 

Star Wars: episodio IV - Una nueva esperanza y sus extraordinarias maquetas 

El trayecto para la filmación de la primera gran película de la saga Star Wars fue largo y arduo. Para cuando el film comenzó a filmarse, George Lucas llevaba más de una década escribiendo el guion e imaginando los mundos de su vasta mitología. Siendo todavía un estudiante, el futuro director planeó detalle a detalle la percepción sobre la apariencia de sus personajes y también, naves, armas e incluso robots. Para el joven Lucas era de especial interés que cada uno de los detalles llegaran a la pantalla con el mayor realismo posible

Con semejante cantidad de información a cuesta, la batalla con ejecutivos y productores fue ardua y a menudo ingrata. Para la década de los 70 no había todavía una tecnología visual que pudiera asegurar el nivel de realismo que Lucas imaginaba. De modo que hubo que inventar sobre la marcha técnicas que permitieran mostrar escenarios por completo realistas en condiciones imposibles. También innovar en el sentido del uso de las maquetas para representar vuelos espaciales o incluso la percepción del espacio profundo. 

La solución para George Lucas y el director de fotografía Gilbert Taylor fue crear maquetas realistas a un detalle desconocido. Por otro lado, los supervisores de efectos especiales Richard Edlund y John Dykstra debieron imaginar una forma de reinventar la ideal del espacio profundo. Para hacerlo, tomaron algunas decisiones estéticas junto al diseñador de producción John Berry. 

El equipo decidió utilizar pintura mate, juegos de cámara y enfoque general sobre el espacio vacío para crear una sensación general del espacio inquietante. Los primeros intentos de Taylor fue usar perspectiva forzada y ángulos cerrados. Ambas técnicas, brindaban a las naves un sentido de envergadura considerable. Todo, junto a la iluminación — realizada con luz natural, que destacaba las sombras y detalles — para luego integrar la escena a un todo en espacio vacío. 

Por si lo anterior no fuera suficiente, las explosiones que imitan el efecto fuera de la gravedad se llevaron a cabo en estudio y bajo condiciones controladas. Estallidos que se grababan a dos velocidades y bajo la condición de captar su detalle sobre la maqueta. La mayoría de las veces, la obra terminaba destruida y el equipo de efectos especiales grababa su destrucción a la mitad de la velocidad usual. El efecto creó la conocida sensación de falta de gravedad en las películas. 

Los escenarios imposibles en El Imperio contraataca

Con Star Wars: episodio IV convertida en un éxito de masas, la presión sobre la innovación tecnológica en la secuela fue considerable. Para El Imperio Contraataca, Edlund innovó con una cámara controlada “por movimiento” para lograr cuadros por minutos. ¿El motivo? La película tiene una buena cantidad de secuencias en el espacio profundo. De modo que en esta ocasión se combinó el sentido de gran escala de la maqueta con la experiencia visual en cámara. 

Para Lucas y el equipo de efectos especiales, la idea era crear la sensación que las grandes batallas y enfrentamientos se llevaban a cabo con tecnología conocida. La sensación de que las naves no eran innovaciones sino algo de uso común. De modo que los movimientos y forma de tripularlas debería ser tan sencillo — o parecerlo — como para asumir que se trataba de un hecho conocido. Las cabinas y espacios interiores de las naves debían tener pequeños problemas artesanales para dar a impresión que ya habían sido usadas. La sensación general era que se trataban de vehículos utilizados con frecuencia y en especial, para varios motivos a la vez. 

El equipo de técnicos de la película dedicó una buena cantidad de tiempo a que cada lugar dentro de las naves pareciera familiar. O al menos, parte de un diseño que finalmente se popularizó a través del universo. Una visión sobre los pequeños detalles que convirtió a la película en un suceso a gran escala. 

El retorno del Jedi y la distorsión de la realidad

Mucho antes de los efectos especiales, el uso de ordenadores y avanzado sistemas ópticos, George Lucas encontró una manera de distorsionar la realidad en sus films. Hacerlo para que pudiera coincidir con la sensación que todo ocurría en el ámbito de un tipo de tecnología poco comprensible para los estándares del espectador. 

En esta ocasión, Edlund trabajo sobre la idea que el tiempo y la velocidad en naves de alta tecnología se percibe de manera distinta. Por lo que tuvo la idea de utilizar cámaras hipercontroladas que permitieran capturas a velocidades debajo de lo usual. Antes se había utilizado en reversa o en diferentes número de cuadros para imitar el sentido de la falta de gravedad. Pero en esta ocasión, debía de ser un tipo de grabación en una velocidad tan lenta que permitiera crear la sensación de variación temporal. 

Debía de ser un tipo de grabación en una velocidad tan lenta que permitiera crear la sensación de variación temporal

El efecto se usó en la ya clásica secuencia del bosque de Endor, en la que Leia, Luke y Hans se deslizan a través de los árboles. La velocidad entre objetivos (árboles, personajes y el resto de la producción) era por completo distinta entre sí. Y de hecho, las secuencias fueron filmadas por separado. Al final, se unificó en una sola toma que hizo historia.

También en la secuencia del bosque de Endor se usó por primera vez en una gran producción el steadicam o soporte móvil de cámara. Su creador Garrett Brown utilizó un dispositivo rudimentario del que se convertiría en pieza fundamental del cine. Y lo hizo para caminar a lo largo del set disparando a menos de un cuadro por segundo. La hazaña técnica permitió la sensación de visión “emborronada” del paso a través de árboles. 

Rogue One y sus tomas antiguas de Star Wars intercaladas 

La película de Gareth Edwards es una de las grandes adiciones a la saga Star Wars y también a la concepción de los efectos especiales de tecnología punta. Pero por extraño que parezca no se trata de sus avances en el ámbito de lo digital lo que más destaca. En realidad, la película que cuenta la hazaña de un grupo de rebeldes contra el Imperio está llena de buenos de efectos prácticos. 

Uno de los más conocidos fue la forma en cómo el equipo de producción intercaló tomas antiguas con las de la película. En varias de las escenas de la batalla área, el director usó ediciones de las películas originales de la saga. De modo que en varios momentos, en realidad, puede verse a los actores originales y fragmentos de film original. La decisión permitió crear la sensación general que el argumento ocurría en un tiempo distinto a cualquiera de las historias conocidas. Y que también era heredera de una larga tradición cinematográfica. 

Y aunque el androide K-2SO es una combinación entre tecnología artesanal y efectos digitales, la mayoría de sus movimientos se lograron gracias a disfraces realistas. ¿Para el recuerdo? Toda la toma en el ataque de Vader fue creada de forma artesanal y con tomas de captura de movimiento directas al personaje. Todo un homenaje a una de las figuras emblemáticas de la saga.

The Mandalorian y sus grandes paisajes irreales 

La serie The Mandalorian de Disney+ asombró a buena parte de los fans por captar la esencia de Star Wars. También porque su apartado visual referenció de manera exitosa buena parte de la saga. Como si eso no fuera suficiente, usó un tipo de estética sobria que recordó los referentes inmediatos de Lucas al crear a sus personajes. A saber: los grandes Western italianos y las épicas japonesas sobre el honor y la lealtad. 

Pero además, The Mandalorian se distinguió por sus grandes y apabullantes paisajes. Que fueron, de hecho, casi por completo falsos. Más de la mitad de la serie se grabó utilizando imágenes de fondo que se proyectaban en gigantescas pantallas LED de seis metros de alto por 23 de diámetro general. A todo lo anterior habría que agregar su curvatura de 270 grados que permitía rodear a los actores o a la escena. Se trató de un tipo de innovación radical que permitió desechar las pantallas verdes y adaptar la nueva tecnología.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Para lograr el asombroso nivel de detalle que deslumbró a fanáticos y a la críticas, las imágenes a utilizarse se proyectaban a través de siete ordenadores. Para la integración de todas las tomas posibles, se utilizó motor gráfico Unreal Engine 4, del studio Epic Games.