En varios momentos de Heartstopper, la nueva serie de Netflix, el argumento incorpora elementos del cómic de Alice Oseman en que está basado para expresar el amor. Hay mariposas dibujadas que vuelan con delicadeza, corazones que flotan en línea para envolver a los personajes y otras pequeñas sutilezas dulces. Pero el centro de la premisa es mucho más profundo que la ternura implícita. Es una gran pregunta acerca de la emoción como parte fundamental de la vida adolescente. A la vez, la forma en que el autodescubrimiento sostiene un rápido recorrido hacia un tipo de madurez brillante. 

Pero la serie se aleja de la provocación de Sex Education, los excesos de Euphoria y es un fenómeno de pura ternura. HeartStopper es una historia de amor y asume la idea sobre el sentimiento sobre lo reconfortante y lo amable. Lo hace además, con una sutileza que le permite explorar un amplio espectro de temas, sin abandonar su forma de enaltecer la sencillez. La serie de ocho capítulos de media hora de duración tiene la única ambición de relatar cómo el amor puede ser un estrato sanador. Y hacerlo sin tomar los caminos de dramas retorcidos o del escándalo vibrante de otras tantas historias similares.

Al contrario, HeartStopper opta por la amabilidad. No hay estridencias, secretos retorcidos que guardar, romances de alto calibre erótico. El argumento muestra a sus personajes desde lo cotidiano. Y quizás, una de las cosa que más se agradecen de HeartStopper sea presentar el mundo juvenil en sus términos. Los personajes son frágiles en su cualidad corriente, alejados de estereotipos visuales y físicos. Tienen mala piel, cuerpos fuera de la norma televisiva, tienen intereses reales en un mundo realista. La serie busca profundizar en la condición de ser joven en una época compleja a partir de lo mínimo. Y logra con un guion sobresaliente y una magnifica percepción de la identidad. 

Las historias de amor nunca mueren en HeartStopper

La adaptación de la serie de cómic del mismo nombre de Alice Oseman cuenta la historia de Nick Nelson (Kit Connor) y Charlie Spring (Joe Locke). Uno es un deportista popular de catorce años en pleno periodo de autodescubrimiento. El otro es un marginado social en el ambiente duro de una escuela privada inglesa. Pero más allá del contexto que les rodea, ambos personajes son universales por algo preciso. Se miran desde la confusión de comprender su mundo, identidad e incluso sexualidad en un momento clave. 

Justo entonces es cuando HeartStopper muestra sus mejores cartas El amor entre Charlie y Nick no es un polémica a reflexionar, es un hecho natural que celebrar. También es el primer hilo que llevará a recorrer todos los pequeños lugares de una historia basada en lo invisible. Para Nick, su orientación sexual es un misterio, el amor recién descubierto también. Para Charlie es una forma de reafirmarse en el mundo después de años de invisibilidad. El tema sobre la inclusión toma un espacio natural y sincero que se echa de menos en otros argumentos. En especial, cuando la serie aborda las cuestiones sobre sus personajes con una mirada honesta y generosa que conmueve. 

Este no es un argumento que busca escandalizar. La baza esencial de HeartStopper es la forma empática en que abraza el mundo de los adolescentes para mostrarlo en su imperfección. Y dejar atrás, la necesidad de crear sublimaciones o caricaturizaciones acerca del mundo juvenil a partir de obsesiones adultas. HeartStopper es una historia para jóvenes, creada desde la óptica de los jóvenes. Una cualidad que le brinda una profunda coherencia con la forma en que narra su premisa. 

Y todos fueron felices, como pudieron 

HeartStopper se aparta de los paisajes convulsos de adolescentes rotos, devastados por el miedo o la confusión. También de personajes angustiados, temibles, abrumados,en busca de inquietudes maduras. Esta es la historia de dos adolescentes que hablan acerca del amor como un primer descubrimiento. 

De la maravilla de encontrar un sentido profundo a algo tan cotidiano como tomarse de las manos o el primer beso. ¿Es demasiado simple en una época que se inclina hacia lo retorcido? Sin duda, el poder de HeartStopper sea construir un mundo en que ser joven no implica un tormento ineludible. Y ese quizás, es su punto más alto.