Los retrovisores convencionales en los vehículos podrían tener los días contados. La DGT quiere que en un futuro las cámaras y las pantallas de alta definición reemplacen a los espejos que la mayoría de automóviles incluyen en cada lateral para que el conductor pueda observar lo que sucede a su alrededor, dado a que los inteligentes incluyen una serie de ventajas que podrían garantizar una mayor seguridad vial.

Los retrovisores con cámaras que quiere implantar la DGT, en concreto, pueden ofrecer mayor visión frente a los espejos convencionales. Principalmente, porque incluyen un sensor ultra gran angular. Esta lente, en concreto, captura mayor información del entorno y evita, por lo tanto, esos ángulos muertos que en ocasiones perciben los conductores al realizar una maniobra.

La DGT destaca que las cámaras a modo de retrovisor pueden adaptarse a la luz, de forma que el conductor podría visualizar el área trasera del vehículo con claridad, incluso durante la noche. También son capaces de detectar y filtrar la luz de los faros de otros vehículos para que estos no limiten la visión. Son, además, resistentes al agua y tienen unas dimensiones más compactas que los espejos convencionales.

La información de las cámaras se envían a unas pantallas ubicadas en el interior del vehículo previamente homologadas por la DGT. Estos paneles tienen unas dimensiones necesarias para que el conductor pueda visualizar el contenido sin necesidad de acercares a ellas. También pueden adaptar el brillo o el contraste para evitar deslumbramientos durante la noche. Suelen ser táctiles, algo que permite cambiar entre diferentes ángulos rápidamente y de manera mucho más precisa.

Los retrovisores inteligentes, eso sí, todavía no tienen una fecha de obligatoriedad. No obstante, la DGT ya está trabajando para estandarizarlos en un futuro y actualmente recomienda su uso. Lamentablemente, a día de hoy solo algunos vehículos de gama alta incluyen esta tecnología.

La DGT hará obligatorio los sistemas ADAS este mismo año

Algo que si se implementará la DGT de forma obligatoria en los vehículos de este mismo año son los sistemas ADAS (Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción). Se trata de una serie de equipamientos para el vehículo destinados a ayudar al conductor y mejorar la seguridad de los equipajes del vehículo.

Entre los sistemas ADAS de la DGT, se encuentran cámaras traseras con detección de tráfico cruzado o una caja negra capaz de obtener la información del vehículo. También la señalización de cinturones no abrochados en las plazas traseras o el bloqueo del propio vehículo en caso de que el conductor de positivo en una prueba realizada con el alcoholímetro. Todos ellos serán obligatorios a partir del próximo mes de julio. Permitirán, según la DGT, salvar más de 25.000 vidas entre este año y 2038.

Etiquetado: