Un ciudadano armenio residente en España ha perdido intencionadamente 321 puntos del carnet de conducir expedido por la DGT tras atribuirse múltiples multas por infracciones graves –las cuales también conllevan la pérdida de puntos– a cambio de dinero. Concretamente, han sido 91 motoristas los que pagaron a esta persona un monto de entre 70 y 200 euros por cada punto perdido –además del importe de la multa en cuestión–

El ciudadano, de 28 años de edad y residente en Valencia, se habría identificado como autor de las multas, incluso, aunque estas hubiesen estado realizadas por mujeres. También por vehículos pertenecientes a empresas donde, por supuesto, no constaba como trabajador. Tiene, además, el permiso de conducir caducado y tampoco es conductor de motos, pero en la base de datos de la DGT constan multitud de infracciones causadas con este tipo de coche.

¿El precio? Entre 70 y 200 euros por punto. Es decir, si un motorista realizaba una infracción que conllevase la pérdida de 6 puntos, para librarse, debía pagar al autor entre 420 y 1200 euros. Por supuesto, también debían abonar al ciudadano la cantidad correspondiente a la multa expedida por la DGT, que varía dependiendo de la infracción cometida.

La DGT no fue capaz de identificar la enorme pérdida de puntos al hacerse cargo de las multas

Motos Coup

La elevada pérdida de puntos del carnet de conducir, muchísimo mayor a los que puede conseguir un conductor (15), sin embargo, no parece haber sido un motivo de alerta para la Dirección General de Tráfico (DGT), donde no saltaron las alarmas en ningún momento pese a la elevada e inverosímil cantidad de puntos perdidos.

La falsedad documental no se detectó hasta que el instituto armado en Mallorca se dio cuenta de que el ciudadano se identificó como autor de una multa grave por casi atropellar a un Guardia Civil en la isla. Él, sin embargo, estaba en Valencia justo en el momento del acontecimiento.

De hecho, este descuido por parte del usuario de 28 años hizo que la Guardia Civil se diera cuenta de las numerosas multas de las que se hizo cargo ante la DGT. Los 91 motoristas están siendo investigados por la Guardia Civil por eludir tanto el pago como la pérdida de puntos del carnet de infracciones que ellos mismos cometieron. Están imputados, además, por un delito de falsedad documental.

Etiquetado:

Deja un comentario

Deja tu comentario