Desde comienzos de la guerra en Ucrania, los grandes nombres detrás de Hollywood dejaron de dar apoyo a Rusia retirando sus películas y servicios del país. Compañías como Paramount, Disney y Warner Bros. decidieron abandonar el territorio, empujando a los cines rusos a buscar una alternativa: la piratería.

No es la primera vez que Rusia usa esta táctica. Durante su etapa soviética, la única forma de ver películas occidentales era obtener una versión pirateada. Por supuesto, en esta época las cosas funcionaban un tanto distinto. Mientras que antes las películas pirateadas llegaban en forma de cintas VHS contrabandeadas; en la actualidad los rusos tienen métodos mucho más sencillos a través de internet.

Debido a la situación, muchos de los cines en territorio ruso se han negado a cerrar. En su lugar, han decidido solucionar la escasez de filmes usando esta táctica. Mientras que algunos más arriesgados han decidido proyectar películas en salas enteras, parece que otros han buscado métodos más discretos. Entre estos últimos encontramos la posibilidad de rentar espacios para ver películas.

Según cuentan desde The New York Times, "Un grupo, por ejemplo, alquiló varias salas de proyección en un cine de Ekaterimburgo y utilizó las redes sociales para invitar a la gente a comprar entradas para ver The Batman".

Qué opina el gobierno de Rusia sobre esto

Según reporta el citado medio, parece que el gobierno no ha tomado medidas en contra de estas proyecciones ilícitas. No obstante, estos teatros clandestinos se estarían enfrentando a un futuro incierto, y mucho más ahora que las sanciones hacia el país están por cumplir sus primeros dos meses.

Los espectadores también pueden ver 'The Batman' en Ivanovo, ciudad situada a unas cinco horas en coche de Moscú, en al menos una sala. En Makhachkala, capital de la región de Daguestán, en el Cáucaso, un cine proyecta 'No mires arriba'; y en Chita, ciudad cercana a la frontera con Mongolia, los padres pueden llevar a sus hijos a ver 'Red', la película de animación de Disney y Pixar.

The New York Times

Antes del comienzo de la guerra con Ucrania, las películas estadounidenses conformaban un 70% del contenido en Rusia. Sin embargo, en esta ocasión los teatros han visto una impresionante caída en las ventas de boletos; llegando a descender hasta la mitad durante el mes de marzo, comparado al mismo periodo durante el año pasado.

¿Qué será de los cines rusos?

Según la Asociación Rusa de Propietarios de Cines, a principios de 2022 existían un total de 2.161 cines en Rusia. Para el 18 de abril, sin embargo, un 36% de estos locales ya estaban cerrados.

No obstante, parece que en el país no se dan por vencidos. La asociación ha comentado que se encuentran relanzando varios clásicos rusos a la gran pantalla. Además, también están trabajando con productores de la India, Corea del Sur, y otras regiones extranjeras para suplir el vacío que dejó Estados Unidos en la zona.

Incluso aquellos cines que se encuentran trabajando a escondidas se encuentran bastante solos, explica The New York Times.

Artem Komolyatov, de 31 años, productor de videojuegos en Moscú, se dio cuenta del cambio cuando él y su mujer fueron al cine un viernes hace unas semanas…

La escena que encontraron al llegar al cine fue extraña, dijo Komolyatov. "Además de nosotros, había otras tres personas", dijo. "Fuimos a las 8 de la noche de un fin de semana. Normalmente el cine está completamente lleno".

The New York Times

Qué pasa con los servicios de streaming

Netflix

Según reporta la mencionada fuente, parece que los hogares rusos que optan por consumir contenido desde streaming también se han visto afectados. Además del bloqueo al que se enfrenta la región por los grandes servicios como Netflix, el gobierno ruso tampoco parece querer poner de su parte.

Por supuesto, todos sabemos que con un VPN es posible evadir las barreras regionales de un servicio. Lamentablemente para el público ruso, esto no es una opción. Desde comienzos de la guerra hasta finales de marzo, el Kremlin ya había bloqueado hasta 20 servicios de VPN distintos.

Afortunadamente para algunos, todavía existen otras opciones. El servicio de VPN Windscribe, por ejemplo, muestra algunos servidores listados para Rusia. Esta compañía se ha encargado de ofrecer códigos de descuento y asesoramiento a los residentes del país, así como también para los habitantes y compañías ubicadas en Ucrania

Sin embargo, no todo es color rosa. La compañía comentó a WIRED que los clientes rusos están encontrando problemas para pagar; y es que servicios como Apple Pay, Google Pay, Visa y Mastercard han abandonado la región.