Toyota anunció una alianza con Tesla para acelerar el desarrollo de coches autónomos. La empresa japonesa reveló que usará cámaras baratas para reducir costos y potenciar su sistema de conducción autónoma.

Woven Planet, la división de Toyota responsable de tecnologías de automatización vehicular, se unirá a Tesla. La idea es implementar estas cámaras en una flota de vehículos de pasajeros para capturar datos.

La empresa busca resolver uno de los principales obstáculos en los coches autónomos. Los sistemas requieren de mucha información y no es viable montar sensores LiDAR en millones de vehículos. Para ello, Woven Planet y Tesla implementarán cámaras que son 90% más baratas que las que utilizan actualmente en sus coches.

"Estamos tratando de demostrar que podemos desbloquear la ventaja que tendrían Toyota y un gran fabricante de automóviles, que es el acceso a una enorme base de datos, pero con una fidelidad mucho menor", dijo Michael Benisch, vicepresidente de ingeniería de Woven Planet.

De acuerdo con Benisch, el uso de cámaras baratas ofrecería resultados similares al entrenar su sistema que cuando se hace con sensores de alto costo.

Las cámaras baratas de Toyota y Tesla serían una solución a largo plazo

Crédito: Toyota

Pese a que Toyota anunció que seguirá usando radares y sensores LiDAR en otros proyectos, la apuesta por las cámaras es una estrategia importante. Benisch asegura que son necesarios muchos datos, por lo que montarlas en una flota de vehículos de pasajeros es una salida viable.

Tesla también confía en la tecnología de cámaras para su sistema de piloto automático. La empresa anunció la transición a Tesla Vision a mediados de 2021 y dijo adiós a los radares en los Model 3 y Model Y para Norteamérica.

Según Tesla, los vehículos con Tesla Vision conservan las mismas clasificaciones de seguridad contra choques que aquellos equipados con radar. El Model S y Model Y también migraron al sistema basado en cámaras y procesamiento de redes neuronales en febrero de 2022.

Aunque las cámaras baratas ayudarán a la recopilación de datos para entrenar sistemas autónomos, tendremos que esperar muchos años para que estén al nivel de los sensores más avanzados.

Actualmente fabricantes — como Waymo (Alphabet) — utilizan una combinación de cámaras, radar y LiDAR en sus coches autónomos. Algunos expertos aseguran que un sistema requiere los tres sensores para confirmar que es seguro en cualquier condición climática.

Pese que el radar es efectivo para medir distancias y funciona en cualquier clima, no cuenta con la resolución suficiente para determinar objetos con precisión. Eso se resuelve con el LiDAR, que tiene una resolución más alta pero no funciona en condiciones climáticas adversas.

La carrera por el desarrollo de coches autónomos es larga y todavía quedan muchos obstáculos que librar, incluido el marco legal.