El Pentágono asegura que China y Rusia están desarrollando y desplegando cada vez más armas destinadas a atacar los satélites de Estados Unidos. Esta afirmación llega a partir de un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa, que también pone la lupa sobre los aparentes planes de ambos países para ampliar sus aparatos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento espacial.

Según recoge Bloomberg, la principal preocupación de Estados Unidos se encuentra sobre el armamento láser que tanto chinos como rusos podrían aprovechar para inutilizar sus satélites. No obstante, el citado medio indica que el reporte de inteligencia se basa principalmente en artículos extraídos de la prensa, como también en declaraciones realizadas por funcionarios los países apuntados.

"China tiene múltiples armas láser terrestres de diferentes niveles de potencia para interrumpir, degradar o dañar los satélites", indica el informe. También menciona que, si bien su capacidad actual es limitada, los sistemas del gigante asiático ya se podrían implementar contra sensores satelitales. Y asegura que para fines de la actual década podrían expandirse al punto tal de afectar a satélites no ópticos.

En cuanto a la amenaza de Rusia contra los satélites de Estados Unidos, el Pentágono se mantuvo por la misma línea. De acuerdo con las autoridades de inteligencia, dicha nación también dispone de una batería de láseres terrestres que pueden ser utilizados para "cegarlos". Además, la previsión de cara al futuro fue muy similar a la de China, asegurando que para 2030 podrían atacar satélites de todo tipo.

Como era de esperarse, la respuesta a las acusaciones estadounidenses no demoraron en llegar. "Estados Unidos ha tejido una narrativa sobre la supuesta amenaza planteada por China y Rusia en el espacio exterior para justificar su propio reforzamiento militar", dijo un portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino.

¿Los satélites de Estados Unidos están bajo amenaza de China y Rusia?

NASA

La respuesta china al planteamiento sobre las amenazas contra los satélites de Estados Unidos no parece estar demasiado alejada de la realidad. Bloomberg indica que el reporte de la Agencia de Inteligencia de Defensa utiliza estos hechos para justificar algunas de las inversiones que el Pentágono propuso en el presupuesto de defensa para el año fiscal 2023.

De todas formas, también expone una inquietud importante en torno a la militarización de la actividad espacial. Según los estadounidenses, desde 2018 China ha casi duplicado la cantidad de satélites para inteligencia, vigilancia y reconocimiento que tiene en órbita; y también aseguran que el ejército del país asiático controla la mitad de este tipo de sistemas a nivel global.

Por otra parte, el informe también expone que Rusia consideraría los planes espaciales de los norteamericanos como su "tendón de Aquiles". Al parecer, el Kremlin cree que Estados Unidos depende demasiado de "servicios basados en el espacio", y eso favorecería el desarrollo de estrategias para impedir el acceso a sus satélites.

Sin embargo, no toda la preocupación del Pentágono parece salida de un libro de Tom Clancy. También consideran existe una problemática creciente en cómo la basura espacial podría afectar el funcionamiento de los satélites de Estados Unidos. "La probabilidad de colisiones de objetos masivos abandonados en la órbita terrestre baja está aumentando", dice el reporte; y las proyecciones apuntan a que seguirá en esa línea hasta 2030, como mínimo.

Esto último no sorprende demasiado. Tengamos en cuenta que los desechos diseminados por el espacio son un problema cada vez más importante para la Estación Espacial Internacional; al punto tal de convertirse en una amenaza que ha impactado en sus operaciones. Y si bien existen algunos planes ambiciosos para "limpiar" el espacio, no parecen factibles en el corto plazo.