Joe Rogan ha sido protagonista de una de las grandes controversias de comienzos de 2022. Las acusaciones de que su podcast de Spotify —el más escuchado en el mundo— se utilizaba para difundir desinformaciones en torno a la pandemia de coronavirus, entre otras polémicas, lo convirtieron en blanco de críticas a nivel global. Sin embargo, pese a todo, el polémico conductor parece haber salido de esta situación como ganador.

En la más reciente entrega de The Joe Rogan Experience, el podcaster aseguró que el controvertido episodio terminó impulsando drásticamente su número de suscriptores. Y, fiel a su estilo, aprovechó la ocasión para fustigar a CNN, acusando a dicho medio estadounidense de promover las críticas en su contra.

"Es interesante, mis suscripciones aumentaron enormemente. Eso es lo loco. Durante el apogeo de todo, gané 2 millones de suscriptores. [...] Es una suerte que los que se dejaron llevar fueron los de CNN. Son tan poco confiables, y la gente sabe lo sesgados que son y lo raros que son socialmente sus presentadores", indicó Rogan.

Los dichos de Joe Rogan hoy son difíciles de cotejar ya que Spotify no da a conocer las estadísticas de reproducción, ni el alcance de sus podcasts. No obstante, The Joe Rogan Experience es largamente considerado el N°1 del mundo del género. Según recoge The Hollywood Reporter, cada episodio del show tendría un promedio de 11 millones de oyentes.

El caso Joe Rogan puso a Spotify entre la espada y la pared

Breaking Points

Joe Rogan nunca fue un personaje políticamente correcto, pero sus declaraciones quedaron bajo un mayor escrutinio desde que su podcast se convirtió en exclusivo de Spotify. Algunos de sus episodios comenzaron a ser motivo de quejas no solo del público, sino también de los empleados del servicio de streaming.

Las conversaciones del conductor con algunos de los principales exponentes de la comunidad antivacunas, en plena pandemia de la COVID-19, generaron rechazo entre los trabajadores de la salud de Estados Unidos; y también impactaron de lleno en la comunidad artística. Spotify sufrió la salida de algunos artistas históricos a modo de protesta, en una movida encabezada por Neil Young.

No obstante, la compañía sueca encontró el modo perfecto para "lavarse las manos" ante la creciente polémica. Daniel Ek, CEO de la plataforma de streaming, le manifestó a sus empleados que no estaba de acuerdo con mucho de lo que decía Joe Rogan, pero a la vez lo consideró un mal necesario.

"Hay muchas cosas que dice Joe Rogan con las que no estoy de acuerdo y las encuentro muy ofensivas. Pero si queremos tener una oportunidad de cumplir nuestras audaces ambiciones, necesitaremos contenido con el que muchos de nosotros no estaremos orgullosos de estar asociados", indicó el ejecutivo, por entonces.

Spotify también había asegurado que no tenía control sobre el contenido de The Joe Rogan Experience por ser distribuidora y no editora del mismo. Una afirmación que provocó que muchos arquearan las cejas, tomando en cuenta que la empresa le habría pagado 200 millones de dólares al conductor para garantizarse la exclusividad de su show, algo que no se ve todos los días.

Lo cierto es que, habiendo transcurrido ya algunos meses del escándalo, Joe Rogan parece haberse salido con la suya. Y no está dudando en presumir sobre ello.