Un nuevo vídeo de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha comenzado a tirar de orejas a gobiernos, compañías y científicos por igual. Con una duración de 12 minutos, la ESA nos advierte sobre los peligros de la basura espacial en un muy cercano futuro. Además, comenta cómo las naciones necesitan cambiar sus acercamientos a la tecnología satelital si quieren que esta siga siendo viable en un futuro.

Por otro lado, un grupo de científicos ha publicado un artículo en la revista Nature Astronomy, llamando a la protección ambiental del espacio. Hasta ahora, conseguir que los medios de comunicación, gobiernos y compañías centrasen su atención en los problemas ambientales terrestres había sido complicado. Sin embargo, el problema no acaba en la superficie del planeta, y es que la órbita de la Tierra está llenándose peligrosamente de basura espacial.

Según los científicos encargados de lanzar el comunicado, esto podría llevar a consecuencias bastante graves en un futuro cercano; y peores a largo plazo.

Se han registrado más de 30.000 piezas de basura espacial que son rastreadas regularmente por las redes de vigilancia espacial. A medida que nuestra tecnología mejora, detectamos un número cada vez mayor de objetos no identificados. Debido al tiempo transcurrido entre su creación y nuestra observación, es difícil rastrear sus orígenes hasta un "evento de fragmentación" específico.

Agencia Espacial Europea

La Agencia Espacial Europea hace especial hincapié en el considerable aumento de lanzamientos de satélites. Específicamente aquellos que forman constelaciones en la órbita baja del planeta. Entre estos, podemos encontrar ejemplos como los Starlink de SpaceX; y los Pelican de Planet Labs que se lanzarán en los próximos años.

De momento, hay más de 30.000 piezas de basura espacial flotando alrededor del planeta. No obstante, este es solo el número que se conoce. Otros estudios arrojan que podría haber más de un millón de trozos de tamaño mayor a un centímetro orbitando alrededor de la Tierra.

El enorme problema de la basura espacial

La basura espacial es otra de las barreras a superar en la lucha contra la contaminación ambiental. Sin embargo, los problemas que acarrea van mucho más allá de la mera contaminación, y podría llegar a impedir el avance tecnológico humano en caso de no combatirse a tiempo.

El problema más grande tiene que ver con las colisiones de la basura espacial. Aunque se trata, en muchos casos, de partículas menores a un centímetro; la basura espacial se encuentra viajando a tales velocidades que una colisión con satélites funcionales llevaría a la pérdida total de los mismos. Dicho evento crea, a su vez, más partículas de desecho que se diseminan por la órbita y continúan con el ciclo.

De seguir así, podríamos vernos afectados por el 'síndrome de Kessler', describe Digital Trends. En caso de estar en esta situación, habría tanta basura en órbita que se volvería imposible evitar las colisiones entre los satélites funcionales y los escombros, dificultando o imposibilitando totalmente la posibilidad de lanzar más misiones espaciales.

Según los investigadores en su artículo, deberíamos aplicar la misma óptica de protección terrestre también al espacio. Después de todo, los satélites se han convertido en el mejor aliado para el avance de la humanidad, y para el estudio de nuestro planeta. Por esto, no solo estamos poniendo en peligro el acceso público a las estrellas, sino también "la importancia cultural del cielo, así como la sostenibilidad de la actividad comercial, cívica y militar en el espacio", comentan los científicos.