Los cables de cobre que Reino Unido utiliza en gran parte de su territorio desde hace décadas podrían soportar una conexión a internet tres veces mayor de la que ofrecen actualmente. Esto permitiría prescindir de las costosas instalaciones de cableado de fibra óptica, según un nuevo estudio liderado por el Dr. Ergin Dinc y su equipo de la Universidad de Cambridge. Los investigadores, además, aseguran que este hallazgo también permitiría mejorar la conexión a internet en aquellos países que utilizan cables de cobre de "par trenzado" para las líneas telefónicas. La solución que ofrecen, sin embargo, tiene algunos inconvenientes.

Los cables de "par trenzado" (TP), inventados por Alexander Graham Bell en 1881, llevan utilizándose en Reino Unido y en otros países de Europa desde el siglo XIX, y están compuestos por diferentes alambres de cobre que se enlazan entre sí en forma de hélice. Los conductores entrelazados, en concreto, ofrecen una mayor transferencia de datos, y son capaces de anular las interferencias y la diafonía de otros cables próximos. Permite, por lo tanto, la posibilidad de conectar diferentes sistemas, como teléfonos u ordenadores, a través del mismo cable.

Actualmente, los cables de cobre de "par trenzado" pueden alcanzar velocidades inferiores a 1 GHz. El grupo de investigadores, sin embargo, asegura que en condiciones óptimas estas pueden llegar hasta los 5 GHz. "Los pares trenzados estándar utilizados en el Reino Unido se pueden utilizar hasta una frecuencia portadora de 5 GHz sin ningún efecto de radiación y este límite superior se puede mover a frecuencias más altas disminuyendo las longitudes de torsión", detalla el Dr. Ergin Dinc en su estudio publicado en la revista Nature. Dinc estima que, en rangos cortos, la velocidad de banda ancha con cables de "par trenzado" puede ser de hasta 3 Gbps.

Los cables de cobre con velocidades de banda ancha no podrán reemplazar a la fibra óptica

Imagen: Unsplash.

El equipo de investigadores espera que este hallazgo sirva para adaptar la conexión a internet de alta velocidad en aquellos lugares donde la instalación de cableados de fibra óptica puede ser complicada o muy costosa. Por ejemplo, en cascos antiguos o zonas históricas. No obstante, la posibilidad de navegar a velocidades mayores de las que ofrecen actualmente los cables de cobre no parece funcionar como una alternativa definitiva a la fibra óptica. Principalmente, porque los cables de fibra son capaces de transmitir cientos de terabits por segundo a distancias mucho más largas.

La conexión de banda ancha en el cableado de "par trenzado", sin embargo, podría servir como una solución provisional, mientras las compañías de telecomunicaciones continúan avanzando en la instalación de infraestructuras de fibra óptica. Tal y como ha asegurado el Dr. Ergin Dinc a Daily Mail, este proceso podría tardar "entre 15 y 20 años en llegar a todos las hogares del Reino Unido".