Ricochet, el sistema anti-trampas de Call of Duty: Warzone ya se encuentra disponible a nivel global en Vanguard, y su más reciente actualización llega con muy interesantes novedades. Activision anunció la inclusión de nuevas medidas destinadas a incapacitar a los tramposos detectados en ambos juegos, permitiendo que los jugadores legítimos los castiguen por su propia cuenta.

Según se explicó, la nueva técnica que debuta en Ricochet se llama Cloaking. La misma detecta a los tramposos e inhabilita su capacidad de ver a otros jugadores, dejándolos expuestos a ser atacados. Pero eso no es todo, ya que tampoco pueden detectar los disparos ni oír a los demás participantes de la partida; así, los desarrolladores se proponen darles una lección.

Esta función para detectar y mitigar el accionar de los tramposos en Warzone y Vanguard se suma a otra presentada poco tiempo atrás bajo el nombre de Damage Shield. La misma se desarrolló para que los jugadores que siguen las reglas tengan siempre una ventaja sobre aquellos que recurren a las trampas. Dicha opción se activa automáticamente cuando se detecta a un tramposo en la partida, impidiendo que pueda infligir daño crítico a otros.

De esta manera, Activision golpea una vez más a los hackers que tantas molestias provocan en ambas entregas de Call of Duty. Y si bien es cierto que Ricochet debe mantenerse en evolución permanente para evitar que se encuentren nuevas formas de evadirlo, hasta aquí el sistema anti-trampas ha demostrado su valía.

Recordemos que esta utilidad se encuentra disponible en las versiones para PC de Call of Duty: Warzone y Vanguard, y consiste de un driver que funciona a nivel del kernel, junto a herramientas del lado del servidor. Así, Activision no solo puede detectar a nuevos tramposos, incapacitarlos y expulsarlos, sino también recopilar datos fundamentales para seguir identificando su comportamiento.

Ricochet se burla de los tramposos de Warzone y Vanguard

Y si bien Ricochet está cumpliendo con su cometido de hallar a los tramposos y convertirlos en una burla, no se limita a ello. Activision informó el baneo de otras 54.000 cuentas de jugadores que hicieron trampa en Warzone y Vanguard. Recordemos que la compañía ya había expulsado a decenas de miles de hackers a fines del año pasado, y demuestra que quiere seguir esa línea.

Por otra parte, los desarrolladores de la franquicia Call of Duty ratificaron que la mano dura contra los tramposos también se verá ratificada en los leaderboards. Todos los tramposos encontrados y expulsados de Warzone y Vanguard, también serán eliminados de los clasificadores de cada juego.

No obstante, Activision llamó a los jugadores legítimos a seguir colaborando para identificar a los tramposos. "Entendemos que por cada avance que hacemos contra las trampas, los tramposos están trabajando para eludirlos. Por ello, animamos a los jugadores a que sigan utilizando las herramientas del juego para informarlos. Si ves a un tramposo, repórtalo. Esta información es invaluable para realizar nuevas actualizaciones en la lucha contra el juego desleal", indicó la compañía.

En otro orden, Activision ultima los detalles para su próximo gran evento especial de Call of Duty: Warzone. Bajo el título Operation Monarch, este peculiar crossover incorporará a los titanes del Monsterverse, King Kong y Godzilla, en el exitoso battle royale bélico.