Después de una intensa espera, Activision ha implementado Ricochet, el sistema anti-trampas de Call of Duty: Warzone, a nivel global. La noticia se da a conocer pocos días después de que el driver debutara oficialmente —y a modo de prueba inicial— en la región Asia/Pacífico.

Según explicó el estudio detrás del reconocido videojuego, Ricochet se instalará automáticamente junto a una actualización de Call of Duty: Warzone Pacific para PC en Battle.net. De esta forma, los jugadores que deseen acceder al título desde un ordenador quedarán bajo el monitoreo de este controlador que funciona al nivel del kernel.

Lo que hace el sistema anti-trampas es detectar si los usuarios están ejecutando algún otro software con el fin de manipular el juego. Activision también ha lanzado una sección de preguntas frecuentes en su sitio web que permite conocer a fondo cómo funciona Ricochet, y por qué se ha decidido implementarlo de este modo.

"El software para hacer trampas se ha vuelto más sofisticado, lo que permite a los tramposos eludir los enfoques tradicionales de seguridad. Un controlador de nivel de kernel permite el monitoreo de aplicaciones que pueden intentar manipular el código del juego Call of Duty: Warzone, mientras se está ejecutando", indican.

Según los desarrolladores, la introducción de Ricochet en la región Asia/Pacífico les ha permitido trabajar en la estabilidad del software. Al fin y al cabo, estamos hablando de un controlador que opera con privilegios elevados y con acceso a todos los recursos del PC. Pero también se ha utilizado para estudiar el comportamiento de los usuarios que hacen trampa; podría decirse que ha sido un modo de recolectar "inteligencia" para optimizar la implementación de esta herramienta.

Call of Duty: Warzone quiere dar un golpe de efecto en la lucha contra los tramposos

Ricochet se presentó a mediados de octubre, bajo un manto de gran expectativa. Sin embargo, rápidamente fue motivo de controversia porque a los pocos días surgieron pistas de que podría haberse filtrado en la web. Si bien se especuló con que Activision pudo haberlo filtrado a propósito como un señuelo, las dudas sobre su posible efectividad no tardaron en aparecer. Que los tramposos pudiesen buscar vulnerabilidades en el sistema antes de su arribo a Call of Duty: Warzone, encendió las alarmas, y con razón. De todos modos, los creadores del videojuego se pronunciaron velozmente y aseguraron que todo estaba bajo control, y que no había de qué preocuparse.

En el anuncio del lanzamiento global de Ricochet, los creadores del popular juego bélico aseguraron que el equipo detrás del sistema anti-trampas también continúa bloqueando cuentas ilícitas; en especial, aquellas que se revenden a través de internet.

"El controlador al nivel del kernel del PC de Ricochet es un elemento que forma parte una iniciativa de seguridad anti-trampas multifacética, que también incluye monitoreo de juegos, actualizaciones de seguridad del servidor y de autenticación de cuentas, y más. El driver es una pieza de un sistema más grande", indicaron.

Warzone no es el único juego de la franquicia Call of Duty que recibirá los beneficios del sistema anti-trampas Ricochet. Activision promete que pronto dará a conocer la fecha de lanzamiento de esta utilidad en Vanguard.