En varias de las escenas de The Batman de Matt Reeves, la cámara observa con cuidado y atención a la ciudad de Gotham. La cámara se eleva hacia sus edificios más altos y después contempla sus espacios oscuros a detalle. Poco a poco, la ciudad emblema de la mitología de Batman se convierte en algo más que un lugar. Es en realidad un personaje de la periferia que otorga sentido, valor y contexto al personaje

De hecho, Gotham ha sido parte de la visión de buena parte de los directores que han llevado al cine las diferentes adaptaciones de Batman. En cada una de ellas, la ciudad cambia y se transforma para mostrar el mundo interior del personaje. También sus relaciones con el bien, el mal y la moral.

Una percepción que hace de Gotham algo más que un escenario para la batalla de Batman por su redención. Es de hecho, una forma de comprender al antihéroe como parte de una idea amplia sobre su vida y su pasado. A la vez, que un recorrido a través de la percepción de Batman sobre su deber de hacer justicia y enfrentarse a su íntima oscuridad.

¿Cómo ha sido retratada Gotham a través de todas las adaptaciones fílmicas del personaje? Te dejamos un repaso por las principales visiones sobre Gotham, el reflejo de Batman como hombre y héroe. Pero también, la concepción misma del universo en que habita el personaje.

La versión de Tim Burton

Para Tim Burton, Gotham era un reducto de oscuridad. El único lugar que podía acoger a un hombre que cubría su rostro con una máscara de murciélago para enfrentar el crimen. De hecho, el guionista Sam Hamm llegó a describir a la ciudad en el guion del ’89, como una mezcla de “sombras y arquitectura retorcida”. En varios de los bocetos de la historia se incluían descripciones precisas sobre cómo debía verse la ciudad, la forma retorcida de sus edificios y sus calles laberínticas. “El infierno estalló a través del pavimento y edificó una ciudad”, fue la frase utilizada por el director para analizar la descripción física. 

Date de alta en HBO Max y tendrás acceso a las mejores series y películas exclusivas como The Wire, Los Soprano o Juego de Tronos. Incluye todo el catálogo de Warner, los clásicos de Cartoon Network y los grandes estrenos como Matrix y Dune.

El diseñador Anton Furst Imaginó la ciudad a partir de la idea de qué habría ocurrido con Nueva York “sin planificación ni urbanismo”

Para Burton, Gotham se construía a partir de una ciudad más antigua que se extendía “hacia arriba y hacia adentro”. De allí, sus extraños edificios con agujas y reminiscencias góticas, también sus callejones diminutos.

Como si eso no fuera suficiente, para Burton era de suma importancia la noción sobre la oscuridad de Gotham. La ciudad en las dos películas dirigidas por el realizador, se muestra como un paisaje desolado, cubierto de humo industrial. “En un crepúsculo perpetuo”, como llegó a escribir el propio Burton en una descripción de guion sobre la ciudad.

El diseñador Anton Furst Imaginó la ciudad a partir de la idea de qué habría ocurrido con Nueva York “sin planificación ni urbanismo”. El resultado fue una ciudad agobiada y agobiante. Con reminiscencia barrocas, góticas y también de brutalismo, la ciudad emerge como una silueta inquietante.

Para Batman Returns, Bo Welch sustituyó a Anton Furst pero trabajó sobre sus diseños. Gotham terminó por convertirse en un paraje terrorífico y helado. Según el experto, la ciudad combinaba “arquitectura fascista con la de la Feria Mundial” para la ciudad. También se agregó toques de arquitectura con aires rusos y expresionismo alemán. 

Versión de Joel Schumacher 

El director de la duología que siguió a la de Burton añadió a Gotham un aspecto camp que desconcertó por sus colores vibrantes. Para el realizador era de considerable importancia, que además de mostrar sus partes más sombrías, pudiera apreciarse “su vida nocturna”.

De modo que había apliques en neón y también zonas enteras iluminadas por tubos de luz fosforescente. Se trató de un cambio apreciable que desvirtuó a la Gotham de Burton, aunque en esencia la geografía visual de la ciudad era la misma.

De hecho, se utilizaron los mismos planos y medidas de Gotham de Burton. El director de fotografía Stephen Goldblatt solo añadió “capas de color”, además de todo tipo de nuevas estructuras de formas caprichosas.

La intención, era crear la sensación que si bien la ciudad ya se había mostrado, “había zonas más excitantes por descubrir”. También Schumacher intentó enlazar la visión de una Gotham más vivaz, con sus villanos retorcidos y en trajes en colores llamativos. La ciudad que El Enigma de Jim Carrey intenta conquistar, tiene un parecido a la visión radiante y deformada del personaje sobre el bien y el mal. 

El Gotham de Christopher Nolan 

Para el regreso de Batman a la pantalla grande con nuevo director y punto de vista sobre su mitología, Gotham también cambió por completo. Esta vez con un tono realista y urbano, la percepción de la ciudad se volvió más moderna y decadente. De hecho, Wally Pfister, director de fotografía de la trilogía Nolan recibió órdenes del director de crear “una mirada brillante y dura sobre la ciudad emblema”.

Para la ocasión, la arquitectura de la ciudad abandona el gótico y el barroco de Burton, para centrarse en el La arquitectura de la ciudad de Gotham es una mezcla el Art Deco al moderno. También hay estructuras limpias de concreto brutalistas y una concepción sobre la prosperidad por completo nueva.

Pero además, Nolan tomó como referencia la forma en que el director Michael Mann analizaba la ciudad y el entorno. Aunque la ciudad es brillante, enorme y con un aire sofisticado, guarda cierta oscuridad y secretos.

El realizador y su director de diseño y escenografía Nathan Crowley trabajaron sobre la idea de una Gotham en pleno crecimiento. Y de hecho, Nolan llegó a señalar que su inspiración venía de ciudades como Hong Kong, Chicago, Nueva York y Tokio. La mezcla buscaba mostrar una ciudad pujante, ultramoderna y elegante, pero también repleta de rincones oscuros. 

Para Batman Begins y The Dark Knight, se usaron tomas de Chicago, que Nolan realzó con una paleta de colores fría y azulada. Para The Dark Knight Rises, se usaron tomas de Pittsburgh, Los Ángeles y Nueva York. La combinación creó paisajes urbanos que muestran desde altos rascacielos de acero y cristal, hasta callejones diminutos y sombríos. 

La versión de Gotham de Zack Snyder

La ciudad para Zack Snyder es una mirada sobre las tensiones de sus personajes. De modo que su mirada sobre Gotham es la de una complicada combinación entre la belleza y lo monumental. La urbe imaginada por el director es retorcida, sucia y contaminada por un tipo de mal que avanza entre las sombras.

También, por una concepción sobre la belleza, que se relaciona directamente a la forma en que Batman comprende la ciudad que le vio nacer. Más cercana a la idea claustrofóbica de una ciudad inquietante que a un espacio en crecimiento, es un contexto destruido, arrasado por el poder de los superhéroes y sus luchas. También un escenario silencioso y oscuro que al final termina por ser herido por la confrontación final entre su protector y quienes le acompañan.

Version Cathy Yan (Para Birds of Prey)

La Gotham de Cathy Yan es una versión más luminosa y urbana de Gotham de la que fue la de Snyder. La directora la muestra desde su versión de espacios abiertos, puertos y también, estructuras amplias y lujosas.

Y aunque la mayor parte de la película transcurre bajo la visión de la ciudad como espacio de evasión, es también contexto argumental. En especial, cuando brinda su lugar de operaciones de Máscara Negra, con edificios amplios y centros nocturnos lujosos.

Versión Matt Reeves 

La iluminación también es un concepto de enorme interés para la Gotham de Reeves. De hecho, buena parte de las escenas muestran como la luz delinea los espacios y también, reconstruye el ámbito visual que rodea al héroe. Un recorrido por la violencia y el miedo que se hace más densa a medida que avanza el film.

La versión de Gotham de Todd Phillips

El director de fotografía Lawrence Sher, creó para la historia del villano más conocido de la mitología de Batman, una ciudad al borde del estallido. De hecho, uno de sus puntos más resaltantes es la sensación de inminente explosión del desastre que acompaña el argumento.

La versión de Phillips guarda un evidente parecido con la Nueva York de Martin Scorsese en Taxi Driver. Los espacios destruidos, repletos de basura y escombros, tienen un aspecto abrumador y despiadado. Buena parte de la película sostiene su discurso sobre la violencia y la deshumanización, gracias a la brillante versión sobre un escenario a punto del desastre.