Zoe Kravitz es una de las sorpresas más gratas de The Batman. Su interpretación de Catwoman en la nueva película del superhéroe no solo le da un nuevo aire al personaje, sino que también termina por ser el hilo conductor entre los diversos mundos villanos.

Pese a que no es la primera vez que una actriz de color toma el rol de Selina Kyle, Hollywood no deja de lado sus prácticas racistas cuando de elegir reparto se trata. Para muestra basta la misma Zoe Kravitz, quien audicionó para el papel de Catwoman en The Dark Knight Rises, la cinta de 2012 dirigida por Christopher Nolan.

En una entrevista con The Observer, Kravitz recuerda como fue rechazada porque ser demasiado "urbana" para el papel. La actriz no culpa directamente a Nolan y presume que la instrucción vino probablemente de un director de casting o su asistente. Lo cierto es que el rechazo fue doloroso.

"Ser una mujer de color y ser actriz, y que me dijeran en ese momento que no podía leer por el color de mi piel, y que la palabra urbana se usara de esa manera, eso fue lo realmente difícil de ese momento", comentó la actriz.

Zoe Kravitz era demasiado 'urbana' para la Catwoman de Christopher Nolan

El término "urbano" data de hace más de 400 años para referirse a la vida citadina, aunque fue popularizado durante el siglo XX para referirse a los afroamericanos en Estados Unidos. Durante la década de 1950 y a comienzos de los sesenta, el término "urbano" se usó como peyorativo para dirigirse a un afroamericano de bajos recursos.

Posteriormente la palabra urbano fue adoptada por la industria musical. Urban radio se usó para identificar a las radiodifusoras de artistas de color y jugó un papel importante en el movimiento de los derechos civiles.

Aunque el concepto "urbano" se mantuvo vigente durante los años setenta, su uso ha venido a menos y muchos artistas consideran que es racista. Ante las protestas, algunas disqueras como Warner Music dejaron de utilizarlo en 2020 y se espera que otros sigan su ejemplo.

'The Batman' apuesta nuevamente por una actriz de color

La discriminación en Hollywood no es algo nuevo, sin embargo, el caso de Zoe Kravitz llama la atención. Contando The Batman, el personaje de Catwoman ha sido interpretado en tres ocasiones por actrices de color.

La primera en hacerlo fue la cantante y actriz Eartha Kitt, quien reemplazó la emblemática Julie Newmar en la serie de TV. Kitt, quien también era activista, enamoró a los productores con su estilo y fortaleza. No solo representaba a la perfección el concepto de mujer gato, sino que también era poderosa y no se dejaba intimidar por los hombres.

Charles Fitzsimons, productor asociado de Batman, mencionó en su momento que elegir a Kitt fue una idea provocativa y poco convencional. Algo similar ocurrió con Halle Berry, quien tras ganar el Oscar a mejor actriz tuvo su momento como Catwoman en la película de 2004.

Eartha Kitt, la última Catwoman de 'Batman, la serie de TV'

La decisión de Berry fue poco convencional, pues la actriz había hecho historia como la primera afroamericana en ganar un premio de la Academia. La Catwoman de Halle Berry poco tuvo que ver con Selina Kyle, de hecho ni siquiera se menciona a Ciudad Gótica o Batman. No por nada se considera como la peor adaptación de un comic y es igual de mala que Superman 64.

En The Batman, Matt Reeves apuesta por una actriz experimentada en cintas de superhéroes. Zoe Kravitz tuvo una participación en X-Men: Primera Generación y Spider-Man: Un nuevo universo, aunque es más probable que la recuerdes como Toast the Knowing, una de las cinco esposas de Immortan Joe en Mad Max: Fury Road.