Tras quedarse el pasado 5 de marzo sin cohetes para impulsar una nueva tanda de satélites al espacio, la compañía de telecomunicaciones británica OneWeb ha visto en SpaceX la solución a todos sus problemas. Si bien las dos empresas suelen verse como competidoras, ambas han hecho un gran alarde de compañerismo en mitad de todo el caos que ha generado la guerra de Ucrania sobre la carrera espacial. Y es que la compañía de Elon Musk pondrá sus cohetes a disposición de OneWeb después de que esta última viera su misión cancelada por negarse a cumplir los estrictos requisitos de la agencia espacial rusa (Roscosmos).

Elon Musk ya se ha mostrado en varias ocasiones dispuesto a poner todo de su parte para ayudar a las compañías que se están viendo afectadas por las decisiones de Roscosmos. Por ejemplo, después de que la agencia rusa se negara a seguir surtiendo de cohetes a la NASA, SpaceX accedió a prestar los suyos para los próximos lanzamientos. 

No obstante, aquella colaboración no extrañó a nadie. Al fin y al cabo, la NASA y SpaceX ya habían trabajado juntas antes. Lo que sí resulta especialmente curioso es que se decida a ayudar a otra compañía con un proyecto similar al Starlink de Elon Musk. No obstante, en declaraciones a The Verge, el jefe de gobierno, regulación y compromiso de OneWeb, Chris McLaughlin, ha explicado que, en realidad, sus misiones son muy diferentes. Ambos se centran en enviar una gran flota de satélites al espacio para proveer de cobertura en todo el planeta. No obstante, SpaceX se enfoca a clientes individuales y OneWeb a gobiernos. Cada uno tiene su parcela, pero para poder alcanzarla ahora tendrán que trabajar juntos. 

Al traste los planes de OneWeb

El último envío de satélites de OneWeb estaba planeado para el pasado 5 de marzo de 2022, en plena guerra de Ucrania. Sin embargo, pocos días antes, cuando ya estaba todo preparado en el Puerto Espacial de Baikonur, en Kazajistán, el director de Roscosmos, Dimitry Rogozin, expuso una serie de condiciones de cumplimiento obligatorio para realizar el envío en sus cohetes Soyuz.

Por un lado, Oneweb tendría que comprometerse a que sus clientes no usaran los satélites con fines bélicos contra Rusia. Por otro, Reino Unido debería retirar todas sus acciones en la compañía de telecomunicaciones. Teniendo en cuenta que el gobierno británico es uno de sus principales inversores, el cumplimiento de estos requisitos habría supuesto la bancarrota para OneWeb. Ni unos ni otros aceptaron las condiciones de Rusia, por lo que 

Roscosmos aún no ha devuelto a OneWeb los 36 satélites que se deberían haber lanzado el 5 de marzo

Roscosmos retiró sus cohetes Soyuz de la plataforma de lanzamiento. De hecho, poco después Rogozin anunció que usarían esos cohetes para fomentar la carrera espacial privada rusa

La nave cargada con 36 satélites ya se encontraba lista en Kazajistán y estos tampoco se han devuelto de momento a OneWeb. No obstante, esta no es la principal preocupación de la compañía. Según McLaughlin, son capaces de fabricar dos satélites al día, por lo que esto no supondría un gran problema. El principal reto era encontrar lanzaderas apropiadas para ponerlos en el espacio. Y si hay alguien con experiencia en lanzar cohetes sin depender de Rusia ese es sin duda Elon Musk. Por eso, no tardaron en ponerse en contacto con SpaceX, donde no dudaron en aceptar el acuerdo.

OneWeb

SpaceX y Elon Musk al rescate

SpaceX dispone de cohetes reutilizables, por lo que, si bien se encuentran en constante desarrollo, no necesitan fabricar una cantidad elevada de los mismos. Esto no solo les permite abastecer su propio uso, también les da la oportunidad de colaborar con agencias públicas y compañías privadas de todo el mundo.

Elon Musk ha mostrado todo su empeño en colaborar con sus compañeros nacionales e internacionales tras las rupturas de acuerdos con Rusia surgidas de la guerra de Ucrania. De hecho, el empresario norteamericano tiene su propia guerra dialéctica abierta con Rogozin y Vladimir Putin en redes sociales.

OneWeb se encuentra en una fase de pruebas más temprana que la de Starlink

Por eso, SpaceX ha aceptado el acuerdo con OneWeb. No se sabe la fecha exacta del nuevo envío. Y tampoco si será en un Falcon Heavy o un Falcon 9. Aún quedan muchos detalles por conocer. No obstante, sí sabemos que gracias a esta colaboración OneWeb tendrá pronto 464 de los 648 satélites que planea colocar en el cielo. La compañía de Elon Musk, en cambio, planea lanzar más de 40.000. OneWeb está en fase de pruebas y Starlink tiene ya algunos satélites operativos. Sin duda hay grandes diferencias entre una compañía y otra. Quizás sea eso lo que ha animado a SpaceX a colaborar. Sea como sea, a sus compañeros o rivales británicos les ha venido de perlas.