La Crew-4 Dragon, bautizada desde hace tan solo unos días como 'Freedom', será la última cápsula Crew Dragon que SpaceX fabrique. La compañía de Elon Musk ha confirmado a Reuters el fin de la producción de esta nave espacial, utilizadas comúnmente para hacer viajes a la Estación Espacial Internacional.

El objetivo de SpaceX con el fin de la producción de las cápsulas Crew Dragon es acelerar desarrollo de la Starship, la futura nave espacial que permitirá realizar viajes a Marte y a la Luna, y que ya ha sufrido multitud de retrasos. Todo ello, mientras la compañía mantiene en uso su flota de cuatro Crew Dragon desarrolladas hasta el momento con la intención de cumplir los contratos que continúan en vigor. Entre ellos, uno con la NASA para los vuelos con astronautas a la ISS, al menos, hasta 2028.

SpaceX, eso sí, mantendrá la fabricación de algunos componentes para las actuales Crew Dragon, según ha confirmado un ejecutivo de la empresa al citado medio. "Estamos terminando la última (cápsula), pero todavía estamos fabricando componentes, porque las renovaremos", destaca. Esto les permitirán mejorar la actual flota si necesidad de producir nuevas naves, cumpliendo así a con valores de la empresa de fabricar vehículos espaciales reutilizables. No obstante, el portavoz de SpaceX también ha mencionado que mantendrá la capacidad de fabricar nuevas Crew Dragon por si es necesario hacerlo en un futuro, pero subraya que el objetivo es gestionar la actual flota.

La Crew Dragon de SpaceX siguen acumulando lanzamientos mientras la Starship se prepara para tomar el relevo

En total, la mencionada cápsula de SpaceX (en sus diferentes generaciones) ha realizado 32 lanzamientos. 29 de ellos con destino a la ISS. No fue hasta 2020 cuando la compañía realizó la primera misión tripulada con la Crew Dragon, en la que viajaron los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley. Fue, además, la primera vez que una empresa privada estadounidense envía astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional. La Crew Dragon, por otro lado, permite transportar carga no presurizada gracias a un tronco que también se utiliza para dotar a la cápsula de energía mediante un sistema de paneles solares.

Mientras tanto, SpaceX continúa con el desarrollo de la Starhip, prometedor sustituto de la Crew Dragon. La Starhip, en concreto, cuenta con dos etapas: la nave espacial bajo el mismo nombre, y Super Heavy, el sistema de lanzamiento de 69 metros de altura. Este conjunto no solo permitirá viajar a Marte o a la Luna, como espera Elon Musk, sino también realizar misiones que hasta ahora pueden hacer el Falcon 9 y la variante Super Heavy de este mismo cohete. Entre ellas, la distribución de satélites o el transporte tanto de carga como de astronautas a la Estación Espacial Internacional.