Que hoy en día vemos NFTs hasta en la sopa, no es novedad. Sin embargo, algo que sí llama mucho la atención es que una persona ha vendido su "alma" como un token no fungible. Se trata de Stijn van Schaik, un estudiante de arte de 21 años quien ya ha conseguido un comprador para el NFT en cuestión.

Soul of Stinus es el nombre del NFT que se puso a la venta a través de OpenSea, el principal marketplace para estos activos digitales. La imagen nace a partir de una fotografía del propio Stinus, tal el apodo del creador de esta peculiar iniciativa. "Hola persona, actualmente estás mirando un alma. Por ahora es mía. Una vez que esté completamente cargada en el blockchain, quién sabe qué pasará. ¿Qué significa que un alma esté descentralizada? Averigüémoslo", publicó en la descripción.

La venta del "alma" en forma de NFT se completó ayer a cambio de 0,11 wETH (Wrapped Ether); esto equivale a poco más de 377 dólares según la cotización al momento de la transacción. El pago por el mismo y la transferencia a su nuevo poseedor quedaron registrados en la cadena de bloques de Polygon.

El token no fungible sigue listado en OpenSea y su nuevo dueño ya podría empezar a sacarle rédito. De hecho, en las últimas horas otro interesado ha ofertado 0,15 wETH (poco más de 500 dólares) por él.

Más allá de haber visto que hoy básicamente todo es factible de convertirse en un NFT —hasta el bofetón de Will Smith a Chris Rock en los Oscar, por mencionar un ejemplo de tantos—, Soul of Stinus no deja de ser uno de los casos más singulares que hemos visto en mucho tiempo. Y lo que lo hace aún más curioso es que la compra del activo estaba acompañada de una suerte de "acuerdo legal" entre las partes involucradas.

¿Un 'alma' puede vivir como NFT en el blockchain?

El NFT del "alma" de Stijn van Schaik en OpenSea

Al leer todo lo relacionado a este caso, es inevitable pensar en un histórico capítulo de Los Simpson. En Bart vende su Alma, cuarto episodio de la séptima temporada, Bart Simpson reniega de la existencia del alma y decide vendérsela a Milhouse por 5 dólares. El intercambio se concreta con una hoja de papel que lleva la inscripción "Bart Simpson's Soul" (El alma de Bart Simpson); sin embargo, una consecución de hechos lo lleva a tratar de recuperarla sin suerte, hasta que su hermana Lisa intercede.

No sabemos si el episodio de Los Simpson ha servido de inspiración para el NFT del "alma", aunque tranquilamente podría serlo. Más allá de eso, la iniciativa de Stinus tiene muchas particularidades y el contrato que registra el acuerdo entre el comprador y el vender es una de ellas.

En el sitio web del joven estudiante se puede ver por completo el texto que estipula los derechos y las obligaciones de las partes involucradas, así como los casos de uso para el NFT en cuestión. Y varios de los pasajes son cuanto menos llamativos.

"En el caso de que el 'Alma' de Stinus no exista como una entidad independiente fuera de toda la 'unidad' de la realidad, como se describe comúnmente en algunos sistemas de creencias, y en el caso de que esta creencia sobre la naturaleza de la realidad refleje una realidad real, este contrato permanecerá en vigor por cualquier período de tiempo o no-tiempo, y en la medida en que la esencia inmaterial de Stinus se distinga en cualquier forma, modo o estado de la suma total de la existencia material o inmaterial", dice uno de los incisos del documento, que parece un verdadero trabalenguas.

Por lo pronto, el dueño original del "alma" que se ha vendido como NFT no ha explicado qué lo ha motivado a tomar esta decisión. Sin dudas, el caso llama mucho la atención y podría servir de puntapié para que otros internautas comiencen a "autosubastarse" en el blockchain.