Coinbase es el gigante de los exchange de las criptomonedas. A nivel internacional, con algunas excepciones. Como buen icono del sector, desde hace años ha acudido a las compras para ahondar allí donde su negocio no llegaba. Y, por supuesto, también hizo sus intentos en España. Fallidos en este caso. Y es que Coinbase intentó conquistar al exchange español por excelencia: Bit2Me. La respuesta de sus fundadores fue tajante: no era el juego al que querían jugar. Preferían seguir de forma autónoma.

"Hace unos meses vinieron a comprarnos, pero nosotros no quisimos vender", explica Leif Ferreira en un encuentro con medios. El objetivo de Coinbase estaba claro: afianzar su presencia en Europa y concretamente en los mercados de habla hispana. Tienen una gran expansión en España, son los primeros. Bit2Me se queda con el cuarto puesto tras Coinbase, Binance o Kraken. Pero su presencia en Latinoamérica es prácticamente nula. Era ese territorio el que la enseña norteamericana quería conquistar a través de la versión española del negocio exchange. Un crecimiento inorgánico que se suele decir. Desde el acuerdo con Axie Infinity, y mucho antes por afiliación de idioma, Bit2Me ha tenido especial presencia en la región. Una que, pese a todo, aún es modesta. El objetivo es seguir creciendo con todos los recursos que tengan a mano.

No son los únicos que se han fijado en la presencia de la española en el mercado Latinoamericano. "Además de Coinbase, hemos recibido ofertas de otros grandes players por el interés que ese mercado está levantando", explica Leif. La respuesta ha sido la misma para todos: un no rotundo. No estaba en sus planes. Tampoco se llegó a hablar de dinero, aunque todo apunta a que Coinbase puso el cheque en blanco sobre la mesa. Para Bit2Me hay muchas cosas pendientes por hacer aún por la vía tradicional.

Los primeros de la clase

Coinbase es el primero en todas las apps stores. Lo es desde que en 2017 Bitcoin alcanzase su máximo histórico –el de aquel momento–. La fiebre de las criptomonedas se tradujo en millones de descargas para hacerse con el nuevo dorado de internet. Desde ese momento, el exchange puso su camino hacía el éxito: uno que culminó con su salida a bolsa en 2021. Se confirmaba que el sector cripto era algo más que una moda. Una salida a bolsa que, por cierto, de momento no se contagia a la versión española de los exchange. Bit2Me no tiene previsión de salir a los mercados. Al menos de momento.

Con su posición de mantener casi la totalidad de la propiedad del capital en manos de confianza, una salida a los mercados está en las antípodas de lo que quieren hacer. El lanzamiento de su ICO en 2021 demostraba que podían lograr capital –20 millones de euros– sin diluir sus participaciones.

"Ahora mismo todo es muy dinámico y el mercado puede volverse en contra en cualquier momento. Las acciones están vinculadas a la compañía y eso puede hacernos mucho daño. Pero nuestro objetivo es seguir siendo una startup; aunque sí que es verdad que nos han llamado a la puerta para alistarnos. Siempre hemos dicho que no".

Leif Ferreira, CEO de Bit2Me

No es el caso de Coinbase, con sede en Estados Unidos. Fundada en 2012 de la mano de Brian Amstrong, la compañía logró concentrar a 43 millones de usuarios en todo el mundo. No exenta de críticas, Coinbase sigue granjeando éxitos. Con la caída de Robin Hood hace unos meses, y el problema del uso de los datos de usuarios por parte de la compañía, el resto de entidades pasaron a estar bajo el mismo paraguas de la duda. Pero la mayor batalla del exchange desde su creación es la de mantener sus wallets alojados dentro de la legalidad. Una de las luchas más importantes del sector cripto. En el caso de la estadounidense, su último paso ha sido el de borrar cientos de wallets vinculadas a actividades rusas ilegales en el marco de la guerra de Ucrania.

Coinbase siempre sale de compras

Coinbase no lo consiguió con Bit2Me, pero sí con otras 21 compañías antes. Las adquisiciones, asociaciones e inversiones han sido un mantra para el exchange norteamericano. Empresas de todos los sectores y verticales: NFT, data, exchange, regulación, protección de datos... La última de ellas data de enero de este mismo año con la compra de FairX, empresa de productos de futuro. Unas adquisiciones que han estado focalizadas en empresas del sector de todo el planeta. Allá donde Coinbase no llegaba de forma orgánica, siempre podía llegar su cartera basada en millones origen en sus rondas de financiación. Concretamente 547 millones de dólares en 5 rondas de financiación hasta su salida a bolsa en 2021. Una estrategia que ha intentado revalidar en múltiples ocasiones.

Coinbase se ha hecho con otros exchange similares a Bit2Me; en 2021 se hacía con el capital de BRD por un precio no revelado

Fue la adquisición de finales de 2021 una de las que más llamó la atención de Coinbase, que compraba por primera vez en India. Agara, dedicada al aprendizaje automático, era también un mecanismo para crecer en el país. Una región que con los cambios sociales y estructurales en China, lleva años posicionándose como la nueva potencia tecnológica mundial. Con aún un largo camino por delante en lo que a desarrollo se refiere, India ya está presentando las bases para su futuro; uno que se basa, fundamentalmente, en una mano de obra intensiva y alto potencial demográfico. Tener presencia temprana en India es para Coinbase, y otras muchas tecnológicas, un movimiento estratégico de alto valor.

También se ha hecho con otros exchange similares a Bit2Me; en 2021 se hacía con el capital de BRD por un precio no revelado. Pero ya en 2018 conquistaba el sector con la compra de Earn.com, la que en el momento era una de las compañías que más financiación había logrado en el sector cripto por su temprana afiliación a Bitcoin.