El tamaño del pene no importa. Aunque sabemos que sí es necesario tener controlado el grosor porque eso influye a la hora de comprar preservativos. A pesar de que no es tan importante, sabemos que sigue preocupando a los hombres. De hecho, los problemas de eyaculación o penetración son una de las constantes intergeneracionales por la que los hombres siguen consultando a los sexólogos. Así que hablemos de la relación que existe entre fumar regularmente tabaco y el acortamiento del tamaño del pene. Pero, además, también sobre los problemas de disfunción eréctil que puede causar el tabaquismo.

La adicción al tabaco, también llamada tabaquismo, está ampliamente extendida. No solo en España o Latinoamérica sino en todo el mundo. Además, desde hace muchos años también se ha logrado asociar el desarrollo de ciertas enfermedades con el consumo regular de tabaco. Entre estas están la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la hipertensión, la angina de pecho, enfermedades cerebrovasculares, aterosclerosis, muerte súbita o el síndrome coronario agudo. Y es que de entre los 4.000 compuestos químicos que incluyen los cigarros al menos 60 son tóxicos, según uno de los estudios de los que hablaremos a continuación.

En definitiva, lo mejor es no iniciarse en el hábito del consumo de tabaco. Incluso aunque sea de manera ocasional. Pero para todas aquellas personas que ya sufren tabaquismo tener información es esencial. Y quizás muchos hombres puedan terminar de decidirse a dejar de fumar si saben que, además de posibles enfermedades, también acorta el tamaño del pene. Para algunos esto puede parecer una tontería; pero cualquier motivo que ayude a dejar el tabaco es siempre bienvenido.

Asociación entre fumar y el acortamiento del pene

El estudio de Christopher B. Harte y Cindy M. Meston se publicaba en la revista científica BJU International en 2011. Esta investigación es la primera que "demuestra que dejar de fumar mejora los índices de salud sexual, tanto fisiológicos como autodeclarados, en los fumadores de larga duración", indicaban los autores.

Aunque algunos de ellos no notaron los resultados entre sesiones, dejar de fumar supuso una gran mejora para el funcionamiento de sus penes. Los hombres que participaron en el estudio fueron reclutados porque querían dejar de fumar y así lo hicieron. Primero estuvieron unas cuatro semanas con parches de nicotina y apoyo para que dejaran el tabaco.

Los hombres que dejaron de fumar tuvieron un aumento de hasta un centímetro en el tamaño de su pene

Después, pasadas otras cuatro semanas sin parches y habiendo tenido éxito a la hora de deshacerse de este hábito, los doctores del estudio se dieron cuenta de varias cosas. Y es que el flujo sanguíneo de estos pacientes había mejorado mucho. También la rigidez y la tumescencia. Esto último, la tumescencia, se produce cuando el pene se hincha de sangre gracias a la excitación sexual. Y había una diferencia de hasta un centímetro entre los hombres que habían dejado de fumar y lo que no.

Todo esto se atribuye a la nicotina. Ya que mientras los participantes estuvieron con parches, no se vieron diferencias significativas.

Además, la velocidad de inicio de la excitación, es decir, el tiempo entre que el hombre se expone a un estímulo y que su pene se pone erecto, también fue mayor entre los que dejaron de fumar. Fueron cinco veces más rápidos que los que continuaron fumando.

Disfunción eréctil, tamaño del pene y tabaquismo

Unsplash

Como veíamos en el estudio anterior, la rigidez del pene también mejoró considerablemente. Pero en otro estudio realizado posteriormente, los investigadores se propusieron "evaluar los efectos de la cesación del tabaquismo en las funciones sexuales de hombres de 30 a 60 años", tal y como explican en el documento.

Los problemas de disfunción eréctil pueden ser algo más que una mala racha en el plano sexual, sobre todo entre fumadores

Y es que se ha relacionado el consumo de tabaco con la disfunción eréctil, es decir, "la incapacidad de lograr o mantener una erección del pene de calidad adecuada para lograr una relación sexual satisfactoria", indican los autores del estudio. Aunque puede parecer que no es importante la dureza del pene o el tiempo que se mantenga erecto; la realidad es que la disfunción eréctil puede ser una señal temprana de que hay un problema cardiovascular. Entre estas: episodios cerebrovasculares isquémicos, angina de pecho, insuficiencia miocárdica aguda y muerte súbita. En definitiva, los problemas de disfunción eréctil pueden ser algo más que una mala racha en el plano sexual. Sobre todo si estamos ante el caso de un fumador.

Sin embargo, todos estos problemas de disfunción eréctil y tamaño del pene causados por el tabaco se pueden revertir. Al menos en la mayoría de los casos. Pero para ello el consumidor de tabaco tiene que pasar a ser exfumador. De hecho, así concluyen estos investigadores su estudio:

"La disfunción eréctil es directamente proporcional al grado de exposición al tabaquismo, y dejar de fumar mejora la función sexual masculina en todos los grupos de edad entre 30-60 años, independientemente del número de paquetes-año y del nivel educativo".

En definitiva, los consumidores de tabaco que quieran tener una buena salud sexual deberían tener en cuenta la opción de dejar el tabaco. El tabaquismo produce muchos problemas y ahora sabemos que también causa problemas para mantener relaciones sexuales. Si por el bien de tus pulmones no empiezas a deshacerte del tabaco, quizás deberías hacerlo por tu pene. Tu salud te lo agradecerá.