Polaris es el nuevo programa de SpaceX que promete llevar a los seres humanos un paso más allá en el campo de los viajes espaciales. El programa Polaris ha sido financiado por el empresario Jared Isaacman, quien ya encabezó en su momento la que fue la primera misión comercial tripulada de SpaceX. Ahora, el magnate ha decidido comprar un nuevo paquete de viajes a la compañía liderada por Elon Musk; incluyendo el primer lanzamiento tripulado de la sorprendente nave Starship.

Polaris Dawn es el nombre bajo el que se ha dado a conocer a la primera misión del programa financiado por Isaacman. Hasta ahora, se espera que la misión comience en el cuarto trimestre de 2022; y para llevarla a cabo la compañía usará las naves Crew Dragon y Falcon 9. Además, Jared Isaacman se ha anotado como uno de los tripulantes del proyecto.

Asimismo, durante el anuncio del programa Polaris, se reveló que los tripulantes de las nuevas misiones serán: Scott 'Kidd' Poteet, expiloto de la Fuerza Aérea que dirigió la misión Inspiration4; Sarah Gillis y Anna Menon, ambas ingenieras de operaciones que ya participaron también en la misión Inspiration4 como astronautas. Además, el propio Jared Isaacman estará a bordo como comandante de la misión.

El Programa Polaris es un paso importante en el avance de la exploración espacial humana; al tiempo que ayuda a resolver problemas mediante el uso de tecnología innovadora aquí en la Tierra.

Jared Isaacman, financiador del programa Polaris

Qué espera lograr Isaacman con el programa Polaris de SpaceX

Starship Super Heavy

El complejo de lanzamiento 39A, localizado en el Centro Espacial Kennedy, en Florida, será el protagonista del despegue de Polaris Dawn. Aquí, la nave Falcon 9 dejará tierra firme para llevar a cabo una misión de cinco días que espera conseguir varios logros. El primero de ellos será llegar más alto y más lejos que ninguna otra nave tripulada desde las naves Apolo en los años 70. Además, Polaris Dawn pondrá a prueba la eficacia de las comunicaciones de los satélites Starlink. Asimismo, el programa espera realizar investigaciones científicas sobre la salud humana en el espacio.

Para evaluar los efectos del viaje sobre la salud humana, el programa Polaris Dawn hará pruebas en sus tripulantes antes y después de realizar la primera caminata espacial de un civil. De esta forma, el programa espera evaluar los efectos de la descompresión en el cuerpo humano; usando tecnología de ultrasonidos para comprobar la resistencia humana a esta. Por otro lado, se estudiará la manera en la que la altura afecta al cerebro y ojos, conocido como síndrome neuro-ocular asociado al vuelo espacial.

Se espera que durante la misión de SpaceX, al menos uno de los tripulantes salga al exterior de la nave Crew Dragon. Una vez fuera, se mantendrá atado a la nave espacial. Asimismo, la altura récord que planea conseguir el programa Polaris ha sido estudiada de manera estratégica para orbitar en las regiones del cinturón de radiación Van Allen; es así como Polaris también evaluará el impacto de la radiación espacial en el cuerpo humano.

Las misiones II y III de Polaris todavía siguen siendo un misterio

Además de la primera misión, Polaris Dawn, se emprenderán dos misiones más con logros propios. Hasta ahora no se conoce demasiada información sobre las mismas, pero se sabe que la II seguirá los pasos de Polaris Dawn; mientras que la III espera llevar a la nave Starship Super Heavy a su primer vuelo tripulado.

Starship es la nave más grande de la historia. En la web oficial del programa Polaris se lee que esta nave es "el primer sistema de transporte totalmente reutilizable del mundo, diseñado para llevar tanto a la tripulación como al cargamento a la órbita terrestre, la Luna, Marte y más allá".

Hasta ahora, se desconoce la cantidad ofrecida por Jared Isaacman a SpaceX para el desarrollo de las tres misiones Polaris. El magnate ya formó parte de la misión Inspiration4; un proyecto financiado por él mismo para recaudar la suma de 200 millones de dólares para el hospital infantil St. Jude. No obstante, esta meta fue superada con creces, y además logró que la misión Inspiration4 fuese documentada por Netflix para una serie propia.