La sutileza en el cine de terror es una virtud muy extraña. Causar desasosiego y horrorizar a los espectadores sin que se derramen litros de hemoglobina en forma de sirope de fresa, una costumbre minoritaria del género. Por esa razón, algunos valoramos aportaciones como La abuela (2021), una película de Paco Plaza (Verónica) con la Susana de la incipiente actriz Almudena Amor (El buen patrón) como protagonista y cuya trama horripilante se cuece a fuego lento y termina resultando de lo más satisfactoria.

“Tenía la idea, la inquietud o la necesidad de hablar de la satanización de la vejez y de la percepción del paso del tiempo como una maldición”, nos cuenta el director valenciano en una entrevista.

“Para mí, es una película de maldiciones en la que la mayor maldición es cumplir años y envejecer, porque pienso que es algo que sintoniza un poco con todos nosotros, un miedo muy presente en nuestra sociedad, con la exaltación de la juventud y de la belleza, y dejar de lado o no querer mirar el paso de los años y los efectos que produce en nuestros cuerpos”.

Carlos Vermut, el guionista de ‘La abuela’: lo más cercano a un genio

Sony

“Después de un tiempo trabajando sobre el proyecto, ya se incorporó Carlos Vermut. Pero por una cuestión puramente de amistad: somos muy amigos y estamos muy al tanto de lo que hace el otro”, nos explica Paco Plaza. Se refiere al realizador responsable de Diamond Flash (2011), Magical Girl (2014) y Quién te cantará (2018). “Él sabía que yo estaba peleando, intentando sacar adelante este guion y no conseguía dar con la tecla, y se ofreció a escribirlo. Y ha sido un placer contar con un talento como el suyo al servicio de esta película. Una maravilla”.

“Creo que es una persona con una mirada única sobre el mundo. La tiene como persona y la transmite como autor”, prosigue. “A mí no me sorprende ya tanto su cine porque le tengo presente en el día a día y sé que él ve cosas en la realidad que los demás no vemos. Y creo que esa es una cualidad única. La palabra ‘genio’ está muy gastada, y por eso carece un poco de sentido ya, pero creo que Carlos Vermut es lo más cercano a un genio que he conocido”. Además, “los dibujos La abuela son suyos. Las pesadillas las dibujó él. Su espíritu está en toda la peli”.

Almudena Amor, el ‘alter ego’ de Paco Plaza

Sony

“El personaje de Susana está presente todo el rato. La película es ella, básicamente”, dice Paco Plaza sobre la joven modelo a la que interpreta Almudena Amor. Y continúa así: “Sabíamos que nos jugábamos la peli en encontrar a la persona apropiada para encarnar a ese personaje y para vivir esas emociones. Y necesitábamos dar con alguien que te transmitiese una empatía extrema, que te importase lo que le pasa; y esa es una cualidad que Almudena tiene; desprende algo por lo que, inmediatamente, quieres que le vayan bien las cosas”.

“Eso, para mí, era muy importante. Sabía que, teniéndola a ella en pantalla, el espectador iba a estar de su lado, y eso, en una película como esta, con el viaje que tiene el personaje, esa empatía, esa identificación era lo fundamental”, admite el director de La abuela. Y por otro lado: “Almudena Amor es mi alter ego. Si todas las películas son autobiográficas y responden a intentar expresar inquietudes que tú tienes, Almudena ha sido la médium que, de alguna manera, me ha encarnado en la película. Entonces, eso establece un vínculo muy especial”.

“Cuando estábamos rodando la película, sentía que, al grabarla a ella, en realidad, me estaba fotografiando a mí por dentro, y eso es muy interesante e intenso”, asegura Paco Plaza. En cambio, “Vera Vélez, por las características de su personaje, es un enigma. Ella, como persona, lo es, y el personaje al que encarna. Su nieta no sabe exactamente qué pensar de ella ni qué hay detrás. Así, de algún modo, separar tu relación personal de lo que es la profesional, a veces, es muy difícil porque acabas viviendo a las personas como si fueran personajes o viceversa”.