El Gobierno de Australia ha catalogado a los koalas como una especie en peligro de extinción. Este marsupial diprotodonto ha estado luchando por su supervivencia cada vez más en años recientes. No obstante, eventos como la tala de árboles, sequías, incendios forestales y enfermedades no han hecho demasiado para facilitarle la lucha a los koalas.

Los koalas declarados en riesgo pertenecen a las comunidades de Nueva Gales del Sur, Queensland y el Territorio de la Capital Australiana. Sussan Ley, ministra de Medio Ambiente de Australia, lo ha confirmado mediante un comunicado publicado en la web oficial del gobierno australiano. En ellas, Ley asegura que las poblaciones de Koalas de estas regiones han sido catalogadas como "en peligro" con la intención de ofrecerles un mayor nivel de protección.

Hoy elevaré la protección de los koalas en Nueva Gales del Sur, el Territorio de la Capital Australiana y Queensland al incluirlas en la lista de especies en peligro, en lugar de su estatus anterior de vulnerable.

Sussan Ley, ministra de Medio Ambiente de Australia

Asimismo, la ministra ha prometido que el gobierno australiano destinará la cantidad de 50 millones de dólares australianos (más de 30 millones de euros); en su lucha para la protección y recuperación del hábitat de esta especie. Según las declaraciones, Australia se encuentra trabajando con científicos, investigadores médicos, veterinarios, comunidades, estados, gobiernos locales y Propietarios Tradicionales en esta misión.

Por su parte, la Ley Nacional Ambiental empezará su coordinación la próxima semana. Los dos gobiernos estatales, así como también el del Territorio de la Capital Australiana, iniciarán el plan de recuperación. No obstante, los otros dos estados con koalas, Australia del Sur y Victoria, no se verán afectados por las nuevas medidas.

Los ecologistas condenan el fracaso de Australia

Un koala y su cría

Hace apenas una década, los koalas de la costa este de Australia hacían su entrada a la lista bajo la clasificación de "vulnerable". Ahora, el icónico símbolo australiano se enfrenta a una etiqueta bastante peor.

Por esto, algunas organizaciones ecologistas han comenzado a levantar su voz. Aunque dichas organizaciones aseguran celebrar el nuevo estatus de protección para los koalas; de esta misma forma condenan el fracaso del gobierno australiano a la hora de proteger a la especie de entrar en esta nueva categoría.

Stuart Blanch, científico de conservación en WWF Australia, declara que la población de koalas ha pasado "de no figurar en la lista a ser vulnerables y a estar en peligro de extinción en una década". De esta forma, Blanch asegura que se trata de un declive "sorprendentemente rápido" en los números; según recoge la web oficial de la WWF.

Por su parte, Josey Sharrad, directora del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales (IFAW), ha opinado que estas acciones debieron de haberse tomado mucho antes. Sharrad asegura en un comunicado de prensa publicado por la IFAW que "Si no podemos proteger una especie icónica endémica de Australia, ¿qué posibilidades tienen especies menos conocidas, pero no menos importantes?".

Los koalas podrían extinguirse para 2050

Australia ha perdido un aproximado del 30% de su población de koalas, y esto solo en los últimos tres años. Estos datos aparecen reflejados en la Fundación Australiana del Koala; donde aseguran que en 2018 su población ascendía hasta los 80.000. Lamentablemente, para 2021 apenas quedaban unos 58.000 de estos marsupiales.

Según los datos del Fondo Mundial para la Naturaleza, la mayor parte de estas pérdidas se debe a los incendios forestales vividos en la región a finales de 2019. Fue en esta época cuando un aproximado de 60.000 koalas murieron o resultaron heridos entre las llamas presentes en más de 17 millones de hectáreas. No obstante, las bajas en sus números ya habían comenzado a verse debido a la deforestación de tierras para agricultura, desarrollo urbano, minería y la silvicultura.

Es en la región de Nueva Gales del Sur donde se ha visto el descenso más dramático; perdiendo el 41% de su población de koalas en años recientes.

Asimismo, una investigación oficial publicada en 2020 arrojaba que, sin una intervención urgente, los koalas podrían extinguirse antes del año 2050. No obstante, en los diez años que lleva la especie en protección, no mucho se ha hecho para mantenerla fuera de la lista.