Los incendios que asolan Australia no son nuevos. Desde septiembre del pasado año, cada uno de los seis estados del país se ha visto afectado. De hecho, Isla Canguro, localizada frente a la costa del estado de Australia del Sur, está ardiendo.

El viento y las altas temperaturas también han ayudado a que los diferentes incendios se aviven. Las lluvias de este lunes han suavizado el clima, pero por desgracia no han terminado con los focos de incendios. Aún así ya se empiezan a ver las consecuencias de los fuegos: más de una veintena de fallecidos y, tan solo en Isla Canguro, más de 150.000 hectáreas quemadas o, lo que es lo mismo, un tercio de toda la isla. Esto no solo está afectando a los habitantes o los sectores turístico y agrícola de la isla sino que sus especies autóctonas también están en grave peligro.

Isla Canguro se caracteriza por la gran población de koalas, canguros, ratones marsupiales, cacatúas negras brillantes y otras especies. Sin embargo, tras los incendios estas especies están en peligro. Para empezar, es posible que ya no queden ratones marsupiales, ya que la población es de apenas 300 ejemplares y "son demasiado pequeños para escapar de los incendios forestales", ha indicado a Associated Press Heidi Groffen, ecologista y coordinadora de la organización sin fines de lucro Kangaroo Island Land for Wildlife. No obstante, Groffen no pierde la esperanza y espera que algunos ejemplares hayan podido sobrevivir a las llamas refugiándose en grietas de rocas. Pero "incluso si hay supervivientes, no hay comida para ellos ahora", añadió. "Esperamos encontrar a alguno antes de que desaparezcan por completo".

En la isla también se encuentran unos 400 ejemplares de cacatúas negras brillantes y, aunque son aves y han podido escapar de las llamas por el cielo, pueden estar también en peligro debido a que su hábitat se ha quemado: “A diferencia de algunos de los otros animales, las aves están en la mejor posición para escapar.", comenta a AP Daniella Teixeira, que está trabajando en su doctorado sobre estas aves en la Universidad de Queensland. ¿El problema? Estas cacatúas, al igual que los ratones marsupiales, es que podrían haberse quedado sin suficiente comida para subsistir en esta isla. Las aves tan solo comen un tipo de árbol, el roble caído, y en la isla continúa habiendo muchos focos de incendios, por lo que hay que esperar a que el fuego se apague del todo para saber más sobre las consecuencias sobre estos animales.

Sobre canguros y koalas, la situación tampoco está mejor: "Estamos viendo canguros y koalas con las manos quemadas", comentó a AP, Sam Mitchell, copropietario del Parque de Vida Silvestre de Isla Canguro, que está acogiendo a estos animales.

¿Por qué están siendo tan agresivos estos incendios?

En Australia se está produciendo un efecto conocido como dipolo del Océano Índico, indica BBC, más conocido como el Niño indio y lo que produce es que "la diferencia en las temperaturas de la superficie del mar en zonas opuestas del océano Índico", explican en la BBC.

"Las consecuencias de este dipolo positivo inusualmente fuerte han sido las lluvias e inundaciones en África oriental y las sequías en el sudeste asiático y Australia", añaden. Australia está en pleno verano, que es temporada de incendios, sus registros de temperaturas están batiendo records y hay una gran sequía, a pesar de las lluvias de este lunes. A esto se han unido en los últimos días fuertes vientos que han hecho que las llamas viajen más rápido.

La situación en el país es tan difícil actualmente que Scott Morrison, primer ministro de Australia, ya ha advertido que los devastadores incendios pueden continuar ardiendo durante meses, según recoge la BBC.

👇 Más en Hipertextual