La asignatura de informática estuvo durante unos días en el centro de las conversaciones de Twitter. Es algo que no suele pasar, para desgracia de los profesionales que imparten esta asignatura. Llevan años reclamando más recursos y atención a esta asignatura y la nueva ley educativa ha ido por el camino completamente contrario. 

La Ley Orgánica de Modificación de la LOE (LOMLOE) ha sido la última modificación de una larga lista de cambios en los últimos años. La novedad ahora es que no se incluye la asignatura de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Esta era la única asignatura que tenía una relación directa con la enseñanza de la informática. Es cierto que no era obligatoria en el Bachillerato y las comunidades autónomas y los centros de enseñanza elegían si las impartían. Pero, al menos, en la ley anterior aparecían expresamente en la ley educativa. Ahora ni eso. 

La LOMLOE ha eliminado la asignatura de informática de esta lista y de nuevo son las comunidades autónomas las que pueden proponerla como optativa. Esta propuesta deberá ser aceptada "por parte de la Administración educativa correspondiente", señala la ley. 

Los primeros que necesitan una asignatura de informática son los maestros

Los profesores de informática y todo el gremio no tardó en pronunciarse. Ezequiel Jerez, portavoz de la Asociación de Profesores de Informática de Andalucía, dice a Hipertextual que nunca ha sido optimista. A pesar de que las comunidades autónomas pueden incluir la asignatura de informática en su programa, piensa que son pocas las que se lo tomarán verdaderamente en serio. 

En primer lugar y quizá uno de los retos más importantes empieza por la formación de los profesores que imparten la asignatura. "Para tener el título de inglés (que acredite la formación de un profesor) es necesario ir a una academia y hacer un examen con la autoridad que competa. Para el certificado de competencias digitales, por ejemplo, se pueden hacer unos cursos y se obtiene", lamenta. 

"Imagínate que el profesor de latín le está dando matemáticas a tus hijos".

La falta de capacitación, continúa, no se limita a pocos centros. "Imagínate que el profesor de latín le está dando matemáticas a tus hijos. ¿Qué pensarías? Esto es lo que está pasando". La Asociación de Profesores de Informática de Andalucía colabora con sus homólogas en Valencia y Castilla-La Mancha. Ezequiel Jerez reclama, no obstante, una mayor implicación y una unión que pueda hacer la fuerza. 

Con la formación específica para la asignatura de informática, Jerez se refiere a aquellas personas incluidas dentro del cuerpo de profesores de enseñanza secundaria en la especialidad de informática. Es el cuerpo 590, especialidad 107 de la Dirección General de Personal Docente. Con esta formación, los profesores pueden dar clase a alumnos de secundaria y bachillerato, así como en los ciclos formativos de grado superior y medio. 

Ezequiel Pérez reclama para su sector una mayor unidad, después de alertar de que en Aragón, por ejemplo, conoce a un solo profesor de informática con esta formación. "Imagínate quién impartirá las clases de informática", subraya. 

La transversalidad de la asignatura de informática

En una entrevista con El Objetivo, de La Sexta, la ministra de Educación y Formación Profesional Pilar Alegría afirmó que no se elimina la asignatura de informática en el Bachillerato. Además de que son las comunidades autónomas las que la pueden escoger como materia optativa, explicó que la estrategia es que las competencias digitales sean transversales y a lo largo de todas las asignaturas. 

Las asociaciones como de la que es portavoz Ezequiel Jerez no están de acuerdo porque argumentan que lo se puede enseñar en las diferentes asignaturas, como a utilizar algunos programas, no es suficiente. Saber utilizar un ordenador dista mucho de una enseñanza basada en la robótica, la programación o la ciberseguridad. Una cosa son las competencias digitales, otra enseñar las disciplinas de la informática.

Pérez ha puesto como ejemplo, para entender la problemática, que el argumento de la transversalidad en lugar de una asignatura de informática es lo mismo que si en un centro bilingüe de español e inglés se deja de impartir la clase de inglés. Porque ya se enseña en las otras asignaturas de manera transversal. Lo mismo con la de lengua española. 

Al final, el portavoz de la asociación de profesores de informática de Andalucía resume que si un alumno llega a la universidad con muy pocas nociones de tecnología. "Conozco a jóvenes que en primero de carrera les han pedido nociones de programación y han tenido que apuntarse a una academia para aprender". 

Lo que faltaba era un confinamiento

Carlos de Manuel Clemente es el decano del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos en Informática de Castilla-La Mancha. Habla con Hipertextual como experto en la materia pero también como padre que ha vivido el confinamiento por la pandemia de coronavirus. Lo que provocó que todos los alumnos de España tuvieran que seguir con su educación vía online. 

Según su experiencia, la pandemia expuso problemas como la falta de infraestructuras y de comunicaciones unificadas dentro del sistema educativo. "Faltan recursos también a nivel humano para que se gestionen las infraestructuras", explica de Manuel, "y si quieren que haya una enseñanza transversal en lugar de una asignatura de informática es necesario que los servicios estén manejados por profesionales cualificados". 

El decano recuerda que cada profesor utilizaba la herramienta que tenía para sus clases y que en muy pocos casos se unificó un sistema para todos. Por comodidad pero también por seguridad. "No puede ser que un centro utilice una herramienta y otro centro otra. Hay datos personales de los alumnos y eso también hay que tenerlo en cuenta", alerta.

No vale con ser nativo digital

El confinamiento y la enseñanza online no fue un reto solamente para la infraestructura digital, también para poner a prueba los conocimientos digitales de los alumnos. Carlos de Manuel Clemente puede ayudar a sus hijos a utilizar todas las plataformas, pero no es el caso de todos los padres. Tampoco que tengan ordenadores disponibles para cada miembro de la familia. 

Sobre este tema tiene una opinión también Ezequiel Jerez. A pesar de que las nuevas generaciones se conocen como nativos digitales, los conocimientos informáticos de muchos alumnos se quedan cortos. "En el momento en el que les pides algo más complejo, como hacer una presentación con transiciones, no tienen ni idea. Habrán nacido con el móvil en la mano pero saben cuatro cosas", afirma el informático.

Bárbara Hernández es maestra en un colegio concertado en Cataluña. Coincide con los expertos en informática en que es necesario mejorar la educación digital de los llamados nativos digitales, "del mismo modo que somos nativos del castellano y eso no significa que no necesitemos que nos lo enseñen". El resultado es un grueso de jóvenes que tienen mucha intuición pero con poco profesionalizados en este sentido y sin una asignatura de informática específica.

Sin embargo, apunta a Hipertextual que también hace falta concienciación para los adultos. "Se empieza la casa por el tejado y lo primero es enseñar al personal docente, educar a maestros y educadores la importancia de la informática, de la seguridad de los datos, del big data. Se están haciendo pasos pero son lentos", comenta.

No hay asignatura de informática, pero sí una luz al final del túnel

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que hay una parte del profesorado que es de edad avanzada y que, además de no tener muchas capacidades tecnológicas, están en contra de la importancia que adquiere la tecnología en el sistema educativo, así como la de la asignatura de informática. "Como en muchas otras cosas, al final depende de tu profesor. Eso no debería pasar pero es cierto que en muchas escuelas se están poniendo las pilas en este sentido por lo que ha pasado en la pandemia", contrapone Hernández. 

En este sentido, en el caso de la profesora no todo es negativo. En Cataluña y en su escuela, por lo menos, sí es testigo de cómo se empieza a enseñar lenguaje informático, como la robótica, desde edades tempranas. 

"Creo que cada vez hay más programas educativos relacionados con la robótica desde pequeños. Pero no es solo utilizar el ordenador sino el hecho de entender cómo funciona una programación. Nos estamos moviendo hacia allí, al menos en el ámbito catalán".

Bárbara Hernández

Algunos avances interesantes se centran en herramientas como Scratch, una de las más utilizadas en escuelas españolas. Scratch se basa en un lenguaje visual con bloques que se unen a modo de puzzle y es un método fácil para aprender programación. Sin embargo, el verdadero objetivo es desarrollar el pensamiento computacional para que los niños aprendan a solucionar problemas de maneras diferentes. "El objetivo no es crear programadores, sino acercar la manera de enfrentar problemas desde la informática, acercarlo y diseccionarlo en pequeñas partes", explicó a Hipertextual Pau Córdoba, profesor y coordinador TIC en Granollers, en un artículo anterior.

El Plan de Recuperación invierte en la formación digital

A pesar de que la modificación de la ley educativa ha dejado (todavía más) atrás la presencia de la asignatura de informática en las escuelas, la inversión en competencias digitales va por otro lado. Tal y como informaba el medio Vozpópuli, el Gobierno invertirá cerca de 3.600 millones de euros en formación digital. Dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se contempla que esta inversión garantice que el 80% de la población tenga competencias digitales. 

En el plan detallan las estrategias para mejorar la formación, mientras que comparten datos como que el porcentaje de especialistas en TIC representa una proporción menor dentro de la población activa que la de la UE (2,9% frente a un 3,7% en la UE). "Las personas tituladas en TIC en España representan el 3,9% del total. Las mujeres especialistas en TIC únicamente alcanzan el 1% del total del empleo femenino", reza el documento


En el caso específico de los jóvenes, varios estudios confirman que es necesaria una mayor formación. Además, los propios alumnos consideran que necesitan mayores capacidades informáticas y piden un mayor esfuerzo por parte del sistema educativo, según el estudio Jóvenes, futuro y expectativa tecnológica, realizado por BBVA y Google. Una asignatura de informática que consiga mejorar la formación de los alumnos en esta materia no está contemplada en la ley educativa tal y como reclaman los expertos. Todos los esfuerzos por cambiar esta ley han sido, por ahora, en vano.