La Unión Europea dio a conocer su intención de contar con su propio DNS público, y lo hizo a través de una iniciativa bautizada como DNS4EU. La novedad se dio a conocer en la última semana con la apertura de una convocatoria de propuestas en el sitio web de la Comisión Europea, pero recién en las últimas horas se comenzó a conocer con más detalles.

"Equipar las redes troncales con infraestructuras de resolución de DNS seguras y de alto rendimiento", se titula el proyecto de DNS4EU. Al parecer, lo que busca la Unión Europea es contar con una alternativa para ya no depender de los DNS públicos estadounidenses, tomando en cuenta que los más populares operan desde Norteamérica. Los casos más notorios son los de Cloudflare, OpenDNS y Google Public DNS, aunque no son los únicos.

Que existan DNS públicos y gratuitos tiene varios beneficios. Los usuarios no están atados a una configuración predeterminada, lo cual se traduce en la posibilidad de utilizar servidores que brindan mejor velocidad o una seguridad más robusta. Y en el caso específico de DNS4EU, lo que la Unión Europea se propone es contar con una infraestructura que permita el procesamiento de los datos de resolución de DNS dentro de Europa, bajo la promesa de proteger los datos de los usuarios y la privacidad de los mismos.

Por esto último, no sorprende que entre los requisitos de la propuesta se mencione la necesidad de cumplir tanto con el Reglamento General de Protección de Datos (GPDR) como también con las reglamentaciones nacionales, donde apliquen.

La resolución de DNS, una función fundamental de la columna vertebral para acceder a los recursos en internet, se concentra cada vez más en manos de unos pocos operadores no europeos, lo que crea debilidades generales en la resiliencia de internet y es potencialmente inseguro en términos de garantizar la protección de la privacidad de acuerdo con las normas y reglamentos de la UE.

La Unión Europea, sobre la motivación detrás de DNS4EU

DNS4EU, la propuesta de un DNS público y gratuito de la Unión Europea

Foto por ALEXANDRE LALLEMAND en Unsplash

La documentación relacionada con DNS4EU indica que su DNS debe ser fácil de descubrir y configurar por los usuarios finales; además debe cumplir con las principales normas de seguridad y protección de la privacidad en la web. Pero también abre la puerta a la inclusión de herramientas gratuitas de control parental, como a otros servicios de pago. Esto último sería para que los usuarios corporativos accedan a opciones de seguridad avanzadas o a un rendimiento optimizado, explicaron.

Sin embargo, lo que también está generando ruido es el apartado en el que se habla de "filtrado legal". Allí se menciona que con la implementación del DNS público la Unión Europea buscará bloquear el acceso a sitios web con "contenido ilegal". Si bien no se mencionan casos específicos, es imposible no pensar en las páginas que se dedican a la distribución de piratería, entre otras. De todos modos, se indica que el filtrado de las URL se realizará cuando existan órdenes judiciales. Esto ya ha sido visto con polémica, alegando sus detractores que podría facilitar la censura.

"Un esquema DSA administrado por el gobierno conlleva el riesgo de la censura en línea. Bloquear el acceso mantiene el contenido en línea y, por lo tanto, se puede eludir fácilmente; a menudo da como resultado el bloqueo excesivo y la supresión colateral del discurso legal que se aloja en el mismo sitio web, por el mismo proveedor o a través de la misma red", explicó Patrick Breyer, miembro del Parlamento Europeo por el Partido Pirata, según publicó TorrentFreak.

Según se indica en el sitio web de la Comisión Europea, la fecha límite de la convocatoria es el próximo 22 de marzo. La iniciativa DNS4EU tendrá un presupuesto de 14 millones de euros, de acuerdo con la información oficial. La evaluación de las propuestas se hará entre abril y julio, en tanto que los resultados darían a conocer en agosto. Mientras que recién entre noviembre y diciembre se firmaría el acuerdo con el adjudicado para desarrollar el DNS público europeo.