¿Qué ven los ciegos? Si hiciéramos esta pregunta a un gran número de personas sin la capacidad de ver, la respuesta mayoritaria sería: "Negro". En realidad, tal afirmación sería, en muchos casos, errónea. La cuestión es más compleja de lo que podría parecer en un primer momento si partimos de un detalle fundamental: ¿a qué nos referimos cuando hablamos de ceguera?

En el ámbito médico, no existe una definición unívoca y clara para referirse a la "ceguera", como explica el oftalmólogo Rubén Pascual (Ocularis). Sin embargo, en general, consideramos que alguien es "ciego" cuando sufre una pérdida severa o total de la visión que no se puede corregir con lentes convencionales o de contacto. En la ceguera parcial se produce una discapacidad visual importante, pero la persona sigue conservando cierta visión o tiene la habilidad para distinguir sombras, luces, formas, movimientos de objetos... En cambio, las personas con ceguera total no tienen absolutamente ninguna capacidad para ver el mundo exterior. No pueden percibir ni tan siquiera la luz.

Por otro lado, la definición legal de "ceguera" es mucho más clara y cada país la establece bajo ciertos límites (aunque no todos los países tienen unos criterios fijados para ello). En España, por ejemplo, se considera que una persona es ciega cuando tiene una agudeza visual igual o inferior al 10 % en el mejor de sus ojos con la mejor corrección posible o un campo visual reducido a 10 grados. Esto significa, en la práctica, que las personas legalmente ciegas pueden seguir conservando cierta visión, aunque esta es muy limitada.

Como la definición de "ceguera" es muy amplia, las percepciones visuales que tienen las personas ciegas pueden ser muy variadas y dependen de múltiples factores como: la magnitud de la ceguera, la causa detrás que la provoque y si la ceguera apareció antes o después del nacimiento.

Así ven las personas con ceguera parcial

Dentro de las variadas experiencias visuales que pueden tener los ciegos con visión parcial destacan las siguientes:

  • Visión borrosa: el mundo exterior se ve desenfocado o nublado. Entre las dolencias que pueden provocarla se encuentran diversas alteraciones de las lentes del ojo (la córnea y el cristalino): cataratas, distrofia corneal…
  • Escotoma: La visión está disminuida o anulada en alguna zona del campo de visión, mientras en el resto del campo la vista puede mantenerse intacta. Esta zona "ciega" puede localizarse en la periferia o en la zona central. Múltiples enfermedades pueden causar este problema visual: Glaucoma, retinosis pigmentaria, retinopatía diabética, daño cerebral, daños del nervio óptico, obstrucción de la arteria central de la retina...
  • Luces y oscuridad: Las personas no distinguen formas o colores, pero sí que pueden notar la diferencia de luz entre el día y la noche. También pueden localizar fuentes de luz como lámparas, linternas...

Pero... ¿qué ven los ciegos?

Foto por novia wu en Unsplash

Los individuos con una ceguera completa, sin capacidad siguiera de percibir la luz, son una pequeña minoría dentro del colectivo de ciegos. Esta puede estar provocada por múltiples causas como: glaucoma o retinopatía diabética en su fase final, un traumatismo grave, enfermedades congénitas, un desprendimiento total de retina en ambos ojos...

A su vez, las experiencias visuales que presentan son muy diferentes según si nacieron con dicha ceguera o esta apareció tiempo después.

En primer lugar, están los ciegos después del nacimiento: en este caso, las percepciones visuales pueden variar mucho según cada persona. Es importante tener en cuenta que aunque un ciego no sea capaz de ver absolutamente nada del mundo exterior, su corteza visual podría seguir activa y producir imágenes que el individuo "ve", pero que no existen en el mundo real. Hay ciegos que sí que perciben el negro de forma constante o una oscuridad total. Mientras que otros lo que "observan" son flashes de luz o fondos de diferentes colores y formas. Además, los ciegos después del nacimiento pueden experimentar lo que se llaman fosfenos (pequeños destellos luminosos que pueden ser espontáneos o inducidos de diferentes formas como, por ejemplo, frotarse los ojos con cierta fuerza). En raros casos, también pueden percibir alucinaciones visuales en las que aparecen imágenes muy diferentes. Una condición denominada síndrome de Charles Bonnet.

El periodista de la BBC Damon Rose perdió la visión cuando era niño y en un artículo del medio para el que trabaja narra su peculiar experiencia visual:

"Ahora mismo tengo un fondo marrón oscuro, con un frontal y un centro de luminiscencia turquesa. En realidad, acaba de cambiar a verde... ahora es azul brillante con manchas amarillas, y hay algo de naranja amenazando con pasar adelante y cubrirlo todo. El resto de mi campo de visión está ocupado por formas geométricas aplastadas, garabatos y nubes que no podría esperar describir y no antes de que vuelvan a cambiar de nuevo. En una hora, todo será diferente. Reconozco que esto va a sonar extraño viniendo de una persona ciega, pero cuando la gente me pregunta qué es lo que más echo de menos al no ser capaz de ver, mi respuesta siempre es: la oscuridad".

Damon Rose, periodista de la BBC

Y qué ven los ciegos de el nacimiento

Foto por v2osk en Unsplash

Las personas que nunca han tenido la capacidad de ver el mundo a su alrededor no ven absolutamente nada. Y "nada" no implica ver un fondo negro de forma constante, sino simple y llanamente "nada". Tampoco pueden experimentar alucinaciones visuales, ni fosfenos. Está muy extendida la idea de que la ceguera total supone la visión constante de una completa oscuridad. ¿De dónde viene este pensamiento erróneo? Del hecho de que al cerrar los ojos las personas que no somos ciegas vemos un fondo negro y de ahí muchos asumen que la experiencia debe ser igual en las personas ciegas.

En realidad, aquellos que siempre han sufrido una ceguera total no pueden experimentar ver el negro ni ningún otro color. Y es por la sencilla razón de que jamás han visto colores ni han tenido ninguna otra percepción visual. Su cerebro no está preparado para ver porque nunca lo ha hecho y jamás recibió estímulo alguno para captar imágenes.

Tommy Edison, youtuber y ciego desde el nacimiento explica en un vídeo cuál es su experiencia:

"A lo largo de toda mi vida la gente me ha preguntado. Siempre quieren saberlo: "¿Qué es lo que ves? ¡Tienes que ver algo, tienes que ver algo!" No, no veo nada. Las personas que ven dicen a menudo: "Bueno, entonces tienes que ver negro".  Bueno, no, tienes que ver para saber lo que es el negro, ¿no? Así que no puedo ver el negro. Es simplemente nada. No tengo un color para ello".

Tommy Edison, youtuber.

Para comprender mejor qué vería un ciego con ceguera completa desde el nacimiento hay una experiencia mucho más correcta que simplemente cerrar los dos ojos: cerrar uno de ellos y centrarse en lo que ve el que sigue abierto. ¿Qué ve el ojo cerrado? Exacto, simplemente nada.