Ojo de Halcón continúa en su línea ascendente dentro del Universo Cinematográfico de Marvel. La serie de Disney y Marvel sigue desarrollando a sus personajes de forma constante y sólida; incluso a aquellos que tienen poco tiempo dentro de este relato y que vienen de otras producciones. Hasta "Ronin", el penúltimo capítulo de esta primera temporada (no se descarta una segunda), la sensación es que la mayor parte de la producción está bien bordada.

Además de lo anterior, que no es poco teniendo en cuenta cuán complejo es una adaptación y los puentes que se establecen entre el producto y el Universo Cinematográfico de Marvel, el quinto capítulo de Ojo de Halcón es la antesala para que varias cuestiones cambien dentro del gran relato compuesto por Disney y Marvel. Desde el primer episodio, la serie ha ido sugiriendo cosas que poco a poco se han ido confirmando. Varias de las más recientes pueden tener un impacto notable en el desarrollo de la Fase 4

Sin dejar a un lado las narrativas particulares de Clint Barton y Kate Bishop, Ojo de Halcón ha sabido dialogar con el relato que trasciende a esta serie. Esa mezcla entre el desarrollo de personajes, las referencias ancladas en el pasado y de posibilidades en relación con el futuro invitan a pensar que puede ser, junto con WandaVision (Matt Shakman, 2021) y Loki (Kate Herron, 2021), la serie más importante de Disney y Marvel hasta el momento.

A continuación, las razones por las que el quinto episodio de Ojo de Halcón hace estallar todo.

Ojo de Halcón y el submundo criminal: el Universo Cinematográfico de Marvel es más que amenazas externas

Con base en los primeros adelantos sobre Ojo de Halcón, se intuía que la serie presentaría villanos que antes no fueron tratados. Las principales narrativas del Universo Cinematográfico de Marvel se centraron en enemigos externos, con Thanos como principal representante de esas amenazas. Sin embargo, los relatos de los cómics están plagados de villanos que se encuentran en las esquinas de las calles o en los rascacielos de Nueva York. Hasta “Ronin”, no se había hecho una apuesta fuerza a favor de este tipo de figuras. Por eso este episodio, la serie, cambiará cosas en el futuro de la Fase 4. 

A través las investigaciones y las conversaciones de Clint Barton y Kate Bishop, Ojo de Halcón fue sugiriendo episodio tras episodio la existencia de un villano por sobre el resto de los delincuentes. La banda de los trajes deportivos y Echo (sobre quien habrá una serie particular) estaba sujeta a las decisiones de otro, de El Jefe, “El tío”, entre otras etiquetas del personaje. ¿Qué ocurría hasta este momento? Disney y Marvel hacían guiños o presentaban personajes que luego no trascendían. Eso cambió.

Ojo de Halcón es la nueva serie de Marvel que solo puedes ver en Disney+

Estreno: 24 de noviembre

Con la confirmación de Vincent D'Onofrio como Kingpin, algo que se venía cocinando a fuego lento a través de Ojo de Halcón, las productoras dan un paso hacia adelante en la exploración y desarrollo del universo criminal que vive en las calles de Nueva York. Lejos de las grandes batallas o los conflictos en la galaxia, la incorporación de este personaje invita a pensar que otras figuras, relacionadas en los cómics con él, también se incorporarán progresivamente en las adaptaciones. La más evidente, sin duda, es Matt Murdock, mejor conocido en la Cocina del Infierno como Daredevil. 

La integración del Kingpin, de Netflix, en la narrativa de Disney

La elección de Vincent D’Onofrio como Kingpin está justificada desde la interpretación que el actor hizo en Daredevil, la serie que Netflix desarrolló durante tres temporadas. Esa producción, en no pocos casos, es considerada como la mejor adaptación de Marvel en formato streaming. En particular, D’Onofrio ofreció una interpretación sólida de Wilson Grant Fisk, apodado como Kingpin.

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

Este personaje entraña una serie de matices que el actor logró representar de forma convincente. Aunque Kingpin es una figura imponente e intimidante, su origen remite a una serie de traumas y relaciones a través de las cuales se explica su conducta y, también, se muestra su lado más vulnerable. Vincent D’Onofrio logró integrar la brutalidad y la sensibilidad del papel de forma ejemplar. Así como Charlie Cox será asociado quizá por siempre con Daredevil, debido a su interpretación durante esa serie de Netflix, D’Onofrio también lo será.

Al apoyarse en el mismo actor para presentar al personaje en el Universo Cinematográfico de Marvel, las productoras “se apropian” de ese relato particular desarrollado por Netflix. La decisión no solo parece conveniente sino lógica: ¿qué sentido habría tenido hacer otro casting para dar con un actor distinto, teniendo toda una mitología desarrollada hace unos años? Resta ver cómo avanza esa integración, si sólo se basa en sumar personajes o también habrá referencias directas a la serie de Daredevil. Mientras tanto, queda celebrar la decisión de profundizar sobre figuras clave y que antes no fueron abordadas a través de Ojo de Halcón.