Elon Musk suele compartir sus reacciones sobre las últimas tendencias relacionadas con las criptomonedas y los NFTs, y la locura más reciente sobre los tokens no fungibles no ha sido una excepción. El CEO de Tesla y Space X se ha "reído" de un nuevo mod de DOOM, el popular videojuego de disparos en primera persona. La extensión, en concreto, sustituye a los adversarios por monos que simulan ser NFTs y el jugador, en vez de dispararlos para eliminarlos, debe fotografiarlos a cambio de dinero.

Está claro que el nuevo mod de DOOM hace referencia al principal motivo por el que muchos usuarios están en contra o se burlan de los NFTs: que pueden ser fotografiados o reproducidos fácilmente, ya sea descargando la imagen o a través de una captura de pantalla. Un usuario en Twitter ha publicado un pequeño clip donde se puede apreciar la dinámica de esta extensión. En el vídeo, es posible observar cómo el jugador fotografía a los NFTs como si fueran celebridades. Cada disparo con la cámara, son ganancias para el fotógrafo. Elon Musk no tardó en responder a esa publicación con un emoji de una cara llorando de la risa.

Lo cierto es que Elon Musk ha mostrado su opinión sobre estos activos digitales de una forma completamente diferente al resto de directivos. Las diferentes publicaciones que ha compartido en twitter dejan claro que está del bando de aquellos que opinan que este tipo de tokens criptográficos no tienen valor. El CEO de Tesla, de hecho, bromeó en una respuesta a un tweet del creador de DogeCoin, diciendo que "los NFT están subiendo (jpeging, como burla a que es un archivo .jpg) el dólar".

Elon Musk casi entra en el mundo de los NFTs

El empresario, curiosamente, estuvo a punto de subirse al carro de los NFT con una canción sobre los tokens no fungibles —sí, un NFT de una canción sobre los NFTs—. Sin embargo, cinco horas después de publicar la noticia, decidió dar marcha atrás. "En realidad, no me siente del todo bien vendiendo esto. Pasaré", dijo Elon Musk respondiendo a su propio tweet.

Un NFT, recordemos, es un token no fungible que solo puede tener un único propietario. Este activo digital ha obtenido una gran popularidad desde que algunos tokens, como el primer tweet de la historia o los memes más virales de internet, se subastaron por cientos de miles de dólares. Desde entonces, una gran cantidad de compañías, personajes públicos, directivos y hasta youtubers, han comenzado a unirse a esta tendencia con tokens que podrán usarse en juegos o, incluso, en el metaverso que prepara Meta (Facebook).