Jack Dorsey salió de Twitter hace solo unas semanas para, supuestamente, centrarse en Square, la compañía de pagos de la que también era su CEO -una duplicidad que de hecho había provocado más que tiranteces entre algunos grandes inversores de Twitter-. Dorsey es seguramente el último gran CEO fundador con una filosofía y forma de encarar las cosas en cierto modo libre, para lo bueno y para lo malo. Y ahora, para redoblar la apuesta por su nuevo objeto de deseo. Square ha pasado a llamarse Block en un movimiento por aglutinar otras iniciativas bajo el sello de intentar preconizar el camino de implantación masiva de la tecnología blockchain en el mercado de pagos.

Como ha pasado con otros cambios de nombre como Alphabet/Google o Facebook/Meta, Block seguirá utilizando Square para su negocio principal, que incluye sistemas de pago y productos bancarios para comerciantes. El nuevo nombre, que entró en vigor el duodécimo aniversario del lanzamiento de Square, refleja el mayor alcance del negocio de la empresa, que ahora incluye el servicio de pago personal Cash App, el servicio de música Tidal (que fue adquirida mayoritariamente por Square en marzo de 2021) y una incipiente plataforma abierta para desarrolladores basada en criptografía a la que llama TBD54566975. Sí, un nombre un poco raro este último, pero qué podíamos esperar de algo que rodea a Dorsey.

En su comunicado anunciando el cambio, Block se maravilla de las connotaciones que contiene su nuevo apelativo: "Bloques de construcción, bloques de barrio y sus negocios locales, comunidades que se reúnen en fiestas de bloques llenas de música, una cadena de bloques (blockchain), una sección de código y obstáculos que superar…", va diciendo.

Block quiere se la compañía de referencia en blockchain

El logo animado de Block

Enterrado en medio de esa lista está el que más probablemente ha impulsado el cambio: blockchain. Square, y en particular Dorsey, ha abrazado la revolución de las criptomonedas. En este mar de cambios, la división Square Crypto de la compañía ahora se llamará Spiral, separando también sus productos.

Block reúne bajo su marca a Square, Spiral, Tidal, Cash App y TBD54566975

Aquí hay otra característica lingüística: Al igual que con Alphabet, que hizo un movimiento similar cuando cambió su nombre de Google y llamó a sus diversos negocios “apuestas” (bets, en inglés), Block se referirá a sus divisiones como “bloques de construcción” (building blocks).

Block dice que, además de eso, el resto de cosas en la empresa permanecerá igual por ahora, con los empleados dedicados a todo lo que hacían antes. El nuevo sitio web corporativo tendrá la dirección de block.xyz, debido a que el dominio block.com parece pertenecer a una firma de criptomonedas que aún no ha nacido. Cosas de la compra y venta de dominios. El símbolo de la compañía en la Bolsa de Valores de Nueva York, SQ, permanecerá sin cambios por ahora.

En cierto modo, con Block, Dorsey consigue su propio ecosistema de empresas que tocan puertas en distintos sectores, desde los pagos en comercios en dinero Fiat, pasando por las criptomonedas, hasta los servicios de música en streaming con Tidal, cuyo rostro visible sigue siendo Jay-Z.

Dorsey dijo al hilo en un comunicado: “Block es un nuevo nombre, pero nuestro propósito de empoderamiento económico sigue siendo el mismo. No importa cómo crezcamos o cambiemos, seguiremos construyendo herramientas para ayudar a aumentar el acceso a la economía”.

La nueva apuesta de Jack Dorsey tras Twitter son en realidad las criptomonedas

Jack Dorsey. Imagen: Vanity Fair.

Como comentábamos, el cambio de Square a Block refleja la ambición de Dorsey de construir un conglomerado tecnológico a imagen y semejanza de Amazon, Alphabet o Meta. Cada una de estas empresas matrices tiene un negocio principal (Amazon, Google y Facebook, respectivamente) que esencialmente genera liquidez para alimentar a las demás, consideradas en muchos casos apuestas de futuro.

Este flujo estable de ingresos ha permitido a estos conglomerados tecnológicos lanzar costosas empresas experimentales con un enorme potencial de crecimiento que he muchos casos se han convertido en realidad, como Amazon Web Services, otros con menos éxito como la división de coches autónomos Waymo de Alphabet o ahora la reciente apuesta de Meta por el metaverso. Cada una de estas apuestas da al conglomerado la oportunidad de pasar de ser un monopolio en una sola industria a un gigante que abarca todo el sector y que ejerce influencia sobre una parte cada vez mayor de la economía.

El cambio de negocio y foco de Twitter a Square para Dorsey también tiene mucho sentido. La empresa de tecnología financiera gana tres veces los ingresos de Twitter y tiene una clara oportunidad de convertirse en un actor dominante en el creciente mercado estadounidense de los pagos digitales, al nivel de PayPal. Square procesó unos 112.000 millones de dólares en pagos el año pasado, todavía una fracción de los 837.000 millones de dólares de Mastercard y los 879.000 millones de dólares de Visa. Pero Square es uno de los peces más grandes de la nueva escuela de startups de pagos digitales de EE.UU., y su volumen de transacciones en los tres primeros trimestres de este año ya es un 40% superior al del mismo periodo del año anterior.

En Block, Dorsey parece dispuesto a crear una cartera de empresas centradas en las criptomonedas. Es una obsesión personal: “Bitcoin lo cambia absolutamente todo”, dijo Dorsey en la conferencia sobre bitcoin celebrada en junio en Miami. “No creo que haya nada más importante en mi vida en lo que trabajar”. Ahora, en Block, Dorsey tiene por fin la base de ingresos y el modelo corporativo que necesitará para construir el conglomerado de criptomonedas de sus sueños.