La próxima semana dará comienzo el Snapdragon Summit 2021, evento en el que se espera que Qualcomm anuncie importantes novedades procedentes de su división de SoCs para teléfonos móviles. Además, se esperan noticias sobre el rumoreado Snapdragon 8cx Gen 3, que sería el próximo chip de la marca para ordenadores portátiles con Windows 11.

Este chip, recordemos, tiene una notable importancia dada la situación actual. Tras la validación por parte de Apple de la arquitectura ARM en ordenadores, muchos han puesto los focos sobre Qualcomm, esperando que se convierta en el equivalente a Intel dentro del mundo del PC. Es decir: que sea el proveedor predeterminado de todos aquellos fabricantes que quieran lanzar productos con un procesador de esta arquitectura.

Este esperado chip, no obstante, podría ser insuficiente en la batalla con los M1 de Apple, pese a llegar al mercado un año más tarde. En el histórico de pruebas de Geekbench 5, un conocido benchmark, ha aparecido una nueva entrada supuestamente correspondiente a un ordenador de Lenovo con un Snapdragon 8cx Gen 3. Las puntuaciones registradas son 1010 en la prueba mononúcleo y 5335 en el test multinúcleo, cifras que quedan lejos de los 1700 y 7400 que obtiene un MacBook Air con procesador M1, respectivamente.

La parte positiva es que este chip sí estaría en la misma liga que un Intel Core i7-1185G7, presente en ordenadores como la Surface Pro 8 de Microsoft. Es decir: podría competir con uno de los procesadores para portátiles más populares de Intel.

Para poner en contexto las supuestas puntuaciones del Snapdragon 8cx Gen 3, así quedaría en comparación con otros chips:

El Snapdragon 8cx Gen 3 no basta para Qualcomm

Si estos datos son reales, Qualcomm probablemente sea consciente de que el Snapdragon 8cx Gen 3 no es suficiente para el futuro. La compañía, de hecho, compró una startup conocida como Nuvia con el objetivo de potenciar su división de chips para ordenadores, pero los frutos tardan un tiempo en emerger. Qualcomm espera poder hacer frente a Apple a lo largo de 2023.

Por otro lado, otro factor a tener en cuenta es que las comparaciones, además de con el M1 de Apple, las estamos haciendo con los procesadores Intel de 11ª generación, los cuales serán reemplazados pronto por los de 12ª generación. De esta nueva familia, por el momento, solo conocemos los chips enfocados en ordenadores de escritorio, pero es probable que pronto tengamos noticias sobre las versiones para ordenadores portátiles. Será con esos chips con los que el Snapdragon 8cx Gen 3, en realidad, tenga que competir.

Y por último, otro factor a tener en cuenta es que Geekbench solo cuenta una parte de la historia. Una de las virtudes de la arquitectura ARM es la eficiencia energética, generalmente superior a la de chips x86. Por lo tanto, si los futuros equipos con Snapdragon 8cx Gen 3 no equiparan o superan en potencia a los equivalentes de Intel, sí es posible que les venzan en cuanto a autonomía o portabilidad (pues no requieren un ventilador).