El próximo procesador insignia de Qualcomm podría llegar con una importante novedad relacionada con la potencia de suministración de batería. Según un popular leaker, la compañía se prepara para incluir una carga rápida de 150W en su SoC Snapdragon 8 Gen1, que se anunciará el próximo 30 de noviembre.

Qualcomm, eso sí, no podrá ofrecer esta potencia, que permitirá cargar el 100 % de la batería en apenas 10 minutos, en sus primeros lotes. Por lo tanto, aquellos smartphones de alta gama anunciados a finales de 2021 y que presuman de ser los primeros con el SoC más potente del fabricante estadounidense, no incluirán esta velocidad. Sí lo harán los modelos insignia que se lancen a partir del primer trimestre de 2022, dado a que la compañía pretende producir esta tecnología en masa.

Actualmente, Qualcomm dispone de una tecnología de carga rápida de 100W que permite cargar el 50 % de la batería en apenas 5 minutos. Otros fabricantes, como Xiaomi, ofrecen velocidades más rápidas. La compañía china, por ejemplo, cuenta con smartphones compatibles con carga rápida de 120W, como el Mi 10 Ultra, que ofrece una autonomía completa en unos 15 minutos, resultados similares a los 150W que implementará Qualcomm.

Xiaomi, además, trabaja en una carga de 200W que puede completar una batería de 4.000 mAh en apenas 8 minutos. Todo ello, sin tener en cuenta la carga inalámbrica, que ofrece velocidades similares a las que algunos fabricantes activan en sus dispositivos.

¿Ofrecerá Qualcomm con su carga rápida de 150W la "armonización" que quiere la Comisión Europea?

La batalla por ver quién ofrece más potencia continúa pese a los esfuerzos de la Comisión Europea por ofrecer una "armonización" de esta tecnología. Europa, en concreto, obligará a todas las compañías a utilizar puerto USB-C. Los fabricantes, además, no podrán limitar la potencia de carga en sus smartphones y deberán ofrecer la misma velocidad aunque se utilicen cargadores de terceros.

Mientras tanto, fabricantes como Oppo, Vivo o Huawei, están uniendo fuerzas para crear un estándar de carga rápida para móviles. El objetivo de terminar con las incompatibilidades de los cargadores entre sus productos. No obstante, y teniendo en cuenta que Qualcomm es uno de los mayores fabricantes de chips para smartphones, tiene sentido que la carga rápida de 150W que la compañía prepara sea el futuro estándar. Al menos, en los dispositivos de alta gama.