A los analistas de cine, si llevamos un tiempecito en este desempeño profesional, no puede menos que llamarnos la atención que escojan a un cineasta que se especializa en un tipo específico de libretos para que lidere una propuesta muy alejada de lo que es su costumbre. En el Universo Cinematográfico de Marvel, ya ha ocurrido con los largometrajes Viuda Negra y Eternals por Cate Shortland (Lore) y la oscarizada Chloé Zhao (Nomadland), y es el turno de hablar ahora sobre el estadounidense Jonathan Igla en la miniserie Ojo de Halcón (2021).

Se ha desempeñado como guionista en seis capítulos de Mad Men (Matthew Weiner, 2007-2015), los episodios “High Anxiety” (3x09) de Masters of Sex (Michelle Ashford, 2013-2016) y “Wear It” (1x06) de Pitch (2016-2017), un par de Shut Eye (Leslie Bohem, Joanna Kerns, 2016-2017) y el capítulo “17 Unheard Messages” (1x05) de Sorry for Your Loss (Kit Steinkellner, 2018-2019); y como productor de las tres últimas y ejecutivo de Los Bridgerton (Chris van Dusen, desde 2020), igual que lo es de Ojo de Halcón.

Conque su currículo está formado por un sexteto de dramas a años luz de la clase de las peligrosas aventuras que solemos ver en cada entrega de la saga de Marvel; tanto en el tono como en el ámbito concreto donde transcurren. Pero las decisiones del estudio pasan por elegir a personas talentosas, o a las que consideran tales; aunque no cuenten con una experiencia significativa en la acción que encontramos en las historias superheroicas. Por eso está Jonathan Igla al frente de los seis episodios sobre el Clint Barton de Jeremy Renner en Disney Plus.

Ojo de Halcón es la nueva serie de Marvel que solo puedes ver en Disney+

Estreno: 24 de noviembre

El peso del pasado en el Universo Cinematográfico de Marvel

Los primeros minutos de la secuencia inicial en el capítulo “Never Meet Your Heroes” (1x01) de Ojo de Halcón podrían hacernos suponer que no aprovecharán para ofrecernos algo contundente de entrada. Pero, si algún espectador despistadillo no se ha fijado en los detalles, el espectáculo breve que tenemos a continuación, con plano secuencia incluido, debería despejar sus temores.

Y no solo eso, sino que también se insiste en que Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) fue un punto de inflexión para el Universo Cinematográfico de Marvel, tal como ya sabíamos después de Spider-Man: Homecoming (Jon Watts, 2017) y Avengers: Endgame (Joe y Anthony Russo, 2019) por la sabrosa reutilización de los acontecimientos en las nuevas tramas.

Por otra parte, tanto la secuencia previa como la de los títulos nos indican que Ojo de Halcón no debe considerarse un simple relato sobre el superhéroe de Jeremy Renner, a quien hemos visto además como Wood Hite en El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (Andrew Dominik, 2007), el mayor Carmine Politosino de La gran estafa americana (David O. Russell, 2013) o Ian Donnelly en La llegada (Denis Villeneuve, 2016), sino uno de origen para el futuro de la franquicia.

Los enigmas y el espectáculo de ‘Ojo de Halcón’

Disney Plus

Luego, el guion del propio Jonathan Igla y con la dirección de otro productor ejecutivo, Rhys Thomas (Unbreakable Kimmy Schmidt), nos plantea un adecuado ejercicio de verosimilitud social de características muy parecidas a las de otro bastante hilarante que hay en Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017). Y lo usan para sugerir que cierta dinámica emocional de Ojo de Halcón tal vez no se distancie mucho de una básica que se nos propuso en Spider-Man: Lejos de casa (Jon Watts, 2019) y Falcon y el Soldado de Invierno (Malcolm Spellman, 2021) con Endgame a la espalda.

De todos modos, la quinta serie del Universo Cinematográfico de Marvel en Disney Plus le brinda a Jeremy Renner la ocasión de explorar en su personaje actitudes y estados de ánimo distintos a la aparente seriedad continua del arquero. Y uno se sorprende al descubrir que la banda sonora del veterano Christophe Beck, el cual repite en la saga tras Ant-Man, Ant-Man y la Avispa (Peyton Reed, 2015, 2018) y WandaVision (Jac Schaeffer, 2021), y el desconocido Michael Paraskevas (This World Won’t Break) homenajea a la de John Williams para Solo en casa 2: Perdido en Nueva York (Chris Columbus, 1992).

Los enigmas surgen por fin; y pronto nos asombran con la interesante idea de que van a responder a las críticas en Ojo de Halcón sobre el hecho de que no explorasen algo oscuro de la trayectoria de Clint Barton en Endgame. Además, la llegada de las coreografía de lucha se vuelve inevitable porque su disfrute es cosa esencial en el Universo Cinematográfico de Marvel. Y el cierre de una de ellas, que constituye el de “Never Meet Your Heroes”, nos alcanza con un momento gratificante de veras; y un anzuelo para seguir con el segundo episodio.