En Hipertextual hemos hablado anteriormente sobre cómo Microsoft ha hecho más difícil cambiar de navegador web predeterminado en Windows 11. Dicha misión tiene un único objetivo: obligarte a usar Edge. Sin dudas, este es uno de los puntos más conflictivos del nuevo sistema operativo de la firma de Redmond, pues dicha obsesión ensucia innecesariamente la experiencia de los usuarios.

Además, Edge termina convirtiéndose injustamente en un instrumento de mala publicidad. Como ya comentamos en otras oportunidades, es un excelente navegador web y lo que menos necesita es que el público le tenga rechazo porque sus desarrolladores se niegan a comprender que existe una línea que no deberían cruzar. Pero en Microsoft siguen adelante con esta cruzada, y en los últimos días decidieron bloquear EdgeDeflector.

Con el lanzamiento de la Build 22000.346 de Windows 11 al programa Windows Insider —la misma que marca el retorno del fondo azul a la BSoD—, los de Redmond bloquearon el redireccionamiento de los enlaces microsoft-edge://. Esto significa que las aplicaciones ya no pueden desviarlos para evitar que ciertas secciones del sistema operativo continúen obligándote a usar Edge, como el panel de widgets, por mencionar un ejemplo.

EdgeDeflector, la nueva víctima de la obsesión de Microsoft por obligarte a usar Edge

EdgeDeflector es una aplicación que interceptaba los enlaces microsoft-edge:// y los convertía en https:// convencionales para abrirlos en el navegador web establecido como predeterminado. De esta forma, los usuarios evitaban depender de Edge en funciones específicas de Windows 11 que no respetaban la elección de otro browser como preferido.

En la actualización más reciente de su SO para los canales Beta y de Versión Preliminar de Windows Insider, Microsoft optó por bloquear dicha posibilidad. Desde Redmond no han brindado explicaciones reales sobre por qué tomaron dicha determinación. En el listado de cambios de la versión en desarrollo de Windows 11 simplemente publicaron lo siguiente:

Solucionamos un problema por el cual funciones del sistema operativo podían redirigirse incorrectamente cuando se invocaban enlaces de microsoft-edge:

Según una declaración proporcionada a The Verge sobre el tema, Microsoft indicó: "Windows habilita abiertamente a aplicaciones y servicios en su plataforma, incluidos varios navegadores web. Al mismo tiempo, Windows también ofrece ciertas experiencias de cliente de extremo a extremo tanto en Windows 10 como en Windows 11. La experiencia de búsqueda desde la barra de tareas es un ejemplo de una experiencia de extremo a extremo que no está diseñada para ser redirigida. Cuando advertimos un redireccionamiento incorrecto, lo solucionamos".

Los navegadores exploran vías alternativas en Windows 11

Es una pena que Microsoft crea conveniente mantener esta postura, que es claramente impopular entre el público. Tengamos en cuenta que en Windows 11, los usuarios deben elegir individualmente qué navegador quieren utilizar para once tipos de archivos o links diferentes; cuando anteriormente elegir un software predeterminado era mucho más sencillo (aunque no sin sus artimañas).

Algunos browsers ya han decidido tomar el toro por las astas. Mozilla, por ejemplo, incluye una opción en Firefox que permite elegirlo como predeterminado con solamente un click. Sin embargo, esta opción se encuentra disponible solo en la versión del software que se descarga desde el sitio web oficial; la variante que aparece en la Microsoft Store llega sin dicha posibilidad. Por su parte, Brave ya soporta el esquema de links microsoft-edge:// para que los usuarios no deban instalar aplicaciones como EdgeDeflector.

Habrá que ver cómo sigue esta historia. Por lo pronto, en Redmond han elegido la vía más antipática para forzar la adopción de Edge, en una conducta completamente innecesaria.